Hoy 14 de febrero vamos a ser de las pocos blogs que no hablemos del Día de los Enamorados porque creemos más importante hacerlo de algo que logra que nosotros mismos y nuestro entorno esté en constante movimiento: la energía. Fue en 1949 cuando se estableció este día como el Día Mundial de la Energía para recordarnos la importancia de hacer un buen uso de nuestros recursos energéticos y destacar el papel importante que tiene para nuestro futuro las energías procedentes de fuentes renovables.

¿Qué es la energía?

Se define como la capacidad para realizar un trabajo, el concepto de energía está relacionado con la capacidad de generar movimiento o lograr la transformación de algo.
Y si nos centramos en el concepto de energía eléctrica, éste se refiere a la forma de energía procedente de la existencia de una diferencia de potencial entre dos puntos, lo que permite establecer una corriente eléctrica entre ambos cuando se los pone en contacto por medio de un conductor eléctrico. Podemos clasificar la electricidad en función de su origen:

  • Energía no renovable: sería aquella producida por fuentes agotables, a este grupo pertenecen el petróleo, el carbón o el gas natural.
  • Energía renovable: sería aquella que procede de fuentes inagotables como el agua, el viento y el sol, a este grupo pertenece la energía solar fotovoltaica, eólica, biomasa, marina, geotérmica, hidráulica…

Actualmente el mundo está viviendo un proceso de transición en el que estamos pasando de modelos energéticos basados en combustibles fósiles a uno bajo en carbono, con mayor presencia de fuentes renovables e importante participación de generación distribuida. Y, si no, sólo hay que echar un vistazo a otros países para ver que ya se han fijado fechas y objetivos para alcanzarlo.

¿Qué políticas están desarrollando estos países en materia energética?

Son muchos los países, a nivel europeo principalmente, pero también mundial, que empiezan a demostrar con su ejemplo que otro modelo más sostenible es posible.

  • Costa Rica: logró abastecerse en 2016 con un 98,12% de energía procedente de fuentes renovables gracias a su poderío hidroeléctrico.
  • Suecia: ha decidido apostar por un modelo energético bajo en carbono que resulte más rentable y beneficioso para el medioambiente.
  • Dinamarca: es un país que apuesta fuertemente por las energías renovables y se ha propuesto abastecerse únicamente de estas fuentes en 2035 y liberarse de forma definitiva en 2050 de los combustibles fósiles.
  • Alemania: bautizó a su programa de transición energética como “Energiewende”, se han propuesto doblar el porcentaje actual de energía procedente de fuentes renovables en 2035 e ir abandonando gradualmente la nuclear, así como reducir un 80% la emisión de CO2 en 2050.
  • Holanda: su cámara baja del Parlamento apoyó mayoritariamente para prohibir la venta de vehículos alimentados por combustibles fósiles a partir del 2025.
  • Austria: país que se considera como ejemplo de desarrollo económico basado en energía limpia, en 2012 su porcentaje de energía procedente de estas fuentes ya era del 32,1%. Sólo la energía procedente de biomasa lleva tres décadas funcionando con una eficiencia del 90%.
  • Por su parte países como Malasia, Marruecos o India también están cancelando subsidios y ayudas a los combustibles fósiles.

La situación en España

Por el contrario, si analizamos la situación actual de España nos encontraremos con cierto estancamiento e incluso retroceso en materia energética: se está debatiendo en la actualidad la reapertura de la Central Nuclear de Garoña, la creación del “Impuesto al Sol” está dificultando el crecimiento de la generación distribuida y el escaso apoyo por parte del Gobierno a las energías renovables está impidiendo nuestro avance en la transición energética.

¿Y qué podemos hacer a nivel individual?

Con nuestras decisiones podemos reducir el impacto que nuestras acciones diarias tienen sobre el medio ambiente, y que tienen un doble beneficio ya que también puede suponer un ahorro en nuestras facturas:

  • Contratar el suministro de un comercializador de electricidad verde que certifique sus Garantías de Origen.
  • Comprar electrodomésticos que han sido calificados con categoría A.
  • Evitar mantener encendidos aparatos eléctricos que no estamos usando.
  • Instalar iluminación LED.
  • Realizar un buen aislamiento de los espacios.
  • Aprovechar las horas de sol.
  • Apostar por el vehículo eléctrico.

Y es que con la amenaza acuciante del cambio climático es obligación de todos hacer un uso racional de los recursos energéticos. La energía es la principal causa del calentamiento global pero también puede ser la solución al mismo con una apuesta firme y planificada por el ahorro, la eficiencia y las distintas renovables. Hoy y los 364 días restantes del año está en nuestras manos la construcción de un futuro sostenible, ¡Feliz Día Mundial de la Energía!.