1. Porque no es más cara que la energía sucia

La comercialización de energía verde se produce de manera similar a la del resto de energías con la diferencia de que estas últimas son contaminantes y no disponen de las Garantías de Origen reconocidas por la CNE. Para el consumidor no hay relación entre coste de la energía y su origen verde.

2. Porque es autóctona

El mayor “yacimiento” de energía autóctona en nuestro país lo constituyen, hoy y en el futuro, las energías renovables porque aunque disponemos de otras fuentes, estas no son limpias ni inagotables como sí ocurre con las renovables. Estas reducen nuestra dependencia energética y contribuyen a equilibrar nuestra balanza de pagos al reducir importaciones de energía primaria como el gas, el carbón y el petróleo.

3. Porque respeta el medioambiente

Las renovables son las fuentes de energía que más respetan nuestro ecosistema. No emiten gases de efecto invernadero ni generan residuos radiactivos durante su explotación. A lo largo de todo su ciclo de vida, generan mucha más energía de la que se necesita para fabricar los elementos de generación. Lo que se conoce en inglés como “Energy Pay back”.

4. Porque está al alcance de todos

Las fuentes de energía primaria como el carbón, el gas, el petróleo o el uranio, se encuentran en poder de unos pocos países capaces en muchos casos inestables y poca tradición democrática. Mientras que la sencillez tecnológica, la escalabilidad y la facilidad de instalación de las renovables permiten el acceso a la electricidad a personas y colectivos en entornos en los que se hace inviable establecer una red de transporte y distribución de electricidad. Por tanto, la generación distribuida es otra de sus cualidades.

5. Porque generan más empleo

Según diversos estudios, incluidos los llevados a cabo por organizaciones sindicales, las energías renovables generan cinco veces más empleo que las energías  convencionales con la ventaja añadida de que fijan empleo en zonas rurales evitando así la despoblación de estos entornos.

6. Porque son esenciales para un modelo energético más democrático

El apoyo a las renovables, no sólo está relacionado con el desarrollo sostenible o con la independencia energética. Por su naturaleza y por ser accesibles a muchas más empresas y particulares, las tecnologías limpias están llamadas a cambiar el modelo energético, pasando de la concentración del sector en un oligopolio de pocas empresas a un modelo en el que los ciudadanos, las empresas de todo tipo podamos generar nuestra propia energía renovable reduciendo nuestra factura y aumentando nuestro poder como consumidores frente a los mencionados oligopolios.