El otro día enzarzado en una discusión en Twitter, alguien afirmaba que las renovables lo único que hacen es encarecer la factura de la luz. Podríamos reflexionar hasta el infinito sobre lo mal que nuestros políticos gestionaron en el pasado y también en la actualidad la adición de potencia renovable, los importantes costes que ocasionan, de los que siempre se ocultan sus beneficios o de lo pasional del tema, que mucha gente siente tanto a favor como en contra.

La cuestión es, a día de hoy y de manera objetiva ¿cómo influye la generación renovable en nuestra factura? La respuesta, el que entienda un poco el tinglado eléctrico la sabrá ya, pero para todos aquellos que os pille un poco despistados el asunto lo vamos a ver por encima.

Todas nuestras facturas de electricidad tienen relación directa o indirectamente con el precio del mercado mayorista OMIE. Si este mercado toma precios muy altos, antes o después el importe de nuestras facturas se resentirá. El caso contrario no está tan claro si le compras la electricidad a una de las grandes en mercado libre y no eres un gran cliente o tu contrato no está ligado expresamente al precio de dicho mercado mayorista. Vamos ¡la gran mayoría de la gente!

¿Y de qué depende que este mercado tome valores altos o bajos? Lo siento amig@ pero la respuesta no es sencilla, pero a grandes rasgos depende de la cantidad de energía que se genera por cada tipo de tecnología (influye mucho), de los precios de nuestros vecinos, de la temperatura y de si a nivel global requerimos de mucha o poca energía, aunque también hay veces que salen precios completamente inexplicables y esto lo sabemos bien los amigos de la #PorraPool.

Dentro de cada fuente de generación las más caras son las no renovables carbón y gas natural (ciclos combinados), de tal manera que cuanta más energía se genere con estos dos tipos de fuente, más caro será el precio resultante (hablamos siempre de manera genérica).

Cuanta más energía se genere con carbón y gas, más caro será el precio resultante

Por otro lado a nivel doméstico desde el 2014 las facturas de electricidad de los consumidores que tienen contratado el PVPC están íntimamente relacionadas con el precio del mercado mayorista, aunque en el precio finalmente tomado como referencia también se añaden otros componentes de ajuste del sistema que lo distorsionan algo.

La siguiente gráfica muestra por un lado los precios de las facturas (febrero del 2016 sólo hasta el día 18, debe tomarse pues este mes como una aproximación) y el porcentaje de generación NO renovable. Se ha tomado este en vez del de generación renovable, para facilitar la comprensión visual.

Francisco Valverde

Vemos claramente como los picos de precios en nuestras facturas de casa coinciden  con los meses en que más energía NO renovable se ha producido (recordamos sobre todo Gas y Carbón). Si hubiéramos comparado con la generación renovable (curva inversa) observaríamos que los valles de nuestra factura coinciden con los meses en que más generación renovable se produce (sobre todo viento y lluvia).

Los picos de precios coinciden con los meses en que más energía NO renovable se ha producido (sobre todo Gas y Carbón)

Mucha eólica… y poca solar

Normalmente las facturas más bajas las encontramos en los primeros meses del año donde la generación con viento y agua es abundante. Los meses centrales sin embargo son los más caros y esto será así mientras no se desarrolle con normalidad el enorme potencial solar que dispone nuestro país ya que, como digo siempre, las renovables están muy descompensadas en España con mucha eólica y muy poca solar instalada, cuando son fuentes de gran complementariedad.

Relacionando la generación renovable con la factura de cada mes podemos obtener con la línea de tendencia (ver imagen) una aproximación de cuánto hacen bajar nuestra factura las renovables, que no es ni más ni menos que unos 4€ menos por cada incremento del 10% renovable.

factura eléctrica vs generación renovable

Así que ya sabes, si ves que hace mucho viento y lleva varios días lloviendo, pon buena cara porque tu factura ese mes será barata y cuando tengamos mucha más solar, podrás sonreir todo el año… ¡porque dará igual el tiempo que haga!