En los últimos meses han aparecido en la prensa generalista muchas noticias sobre distintas maneras de ahorrar en tu recibo de la luz. Sorprendentemente, la medida estrella para los medios es que con los nuevos contadores “inteligentes” (veremos más adelante si son todos tan listos) se ahorra si uno pone el despertador a las 3 de la mañana para hacer la colada, aprovechando para consumir en las horas que son típicamente más baratas en el mercado eléctrico, pero no se menciona todo lo que se puede hacer para maximizar el ahorro antes de llegar a esos extremos.

Consumo por horas VS Consumo por periodo

Para empezar vamos a ver por qué se ha comenzado a hablar de todo esto en los últimos meses; en 2012 se publica el Real Decreto 1718/2012 por el que se aprueba el Plan de Sustitución de equipos de medida (contadores): “Todos los contadores de medida en suministros de energía eléctrica con una potencia contratada de hasta 15 kW deberán ser sustituidos por nuevos equipos que permitan la discriminación horaria y la telegestión antes del 31 de diciembre de 2018.” Los antiguos contadores (contadores analógicos) tenían un registro (dos en el caso de Discriminación Horaria) que iba sumando la energía consumida en el periodo facturado, a diferencia de estos nuevos contadores (contadores digitales) que tienen 24 registros, uno para cada hora.

contadores

A la izquierda un contador digital, a la derecha un contador analógico. Foto: Pixabay.

De esta manera se abre la opción para los consumidores “domésticos” de facturar horariamente, un tipo de facturación que es muy común para grandes consumidores. ¿Y qué pasa si mi contador no ha sido cambiado? El distribuidor de la zona de cada punto de suministro debe avisar al cliente de que va a proceder a sustituir el contador, pero de todas maneras siempre podrás comprobar cuál es el que tienes instalado acudiendo al cuadro de contadores. Si el contador es de tipo analógico (es decir, no ha sido cambiado) también te pueden facturar el consumo horariamente, para ello, el encargado de la lectura de los contadores, el distribuidor aplica el perfil de consumo tipo de Red Eléctrica de España (REE) para transformar el consumo del mes en un consumo por horas. Por ejemplo, el consumo total de un día se descompondría en 24 intervalos (horas) teniendo cada hora un peso en función del consumo medio del tipo de tarifa.

consumo tarifa 2.0

Perfil de Consumo tarifa 2.0 A para un día de junio

consumo 2.0.A

Perfil de Consumo tarifa 2.0 A para un día de diciembre.

Así, ya tenemos los 24 valores de consumo para multiplicar por los 24 valores de precio de la electricidad. La otra opción es que la facturación sea con un término de energía único, es decir, con un precio de la electricidad para el periodo facturado fijo. En este caso, si tenemos un contador digital, simplemente sumando la energía real consumida en cada hora y multiplicándola por el precio único de la electricidad obtendríamos la factura por energía. Para resumirlo: con un contador analógico si pagas por horas se te aplicará el perfil tipo de REE y si tienes un contador digital se te facturará tu consumo real hora a hora.

Con un contador analógico si pagas por horas se te aplicará el perfil tipo de REE y si tienes un contador digital se te facturará tu consumo real hora a hora

Además, si disponemos de contador digital, podemos ver en las páginas web de los distribuidores de forma gratuita la curva de consumo horario real de nuestro punto de suministro y muchas otras funcionalidades. La dirección de la web de cada distribuidora se puede encontrar aquí.

Dónde buscar el ahorro

Después de conocer las diferencias entre contadores y tipos de contratos, vamos a ver lo realmente interesante: donde está el verdadero ahorro en la factura de la luz. La factura de electricidad se compone de 2 grandes bloques: Término de Energía y Término de Potencia.

El Término de Potencia es lo que comúnmente se conoce como “parte fija” y es fija porque solo depende de la potencia contratada, los Peajes de Acceso (impuestos) y el margen comercial que algunas comercializadoras incluyen aquí, valores que no suelen modificarse.

El Término de Energía, a su vez, se compone del coste de la energía, de los Peajes de Acceso y del margen comercial. Al poder elegir un contrato en mercado libre, cada comercializadora incluye su margen donde cree conveniente (algunas lo hacen en ambos conceptos). El coste de la energía es igual para todos los comercializadores, grandes, pequeños o suministradores de energía 100% limpia, dado que todos acuden al mismo mercado a comprar: al pool eléctrico. Otra cuestión es cómo lo repercuten a sus clientes: algunas lo hacen directamente, otras estiman un precio por trimestre y lo aplican durante todo ese periodo, evitando así someter al cliente a la volatilidad del precio de la electricidad.

Entonces, ¿no hace falta levantarse a las tres de la mañana?

No, no es necesario llegar a tal extremo.  Primero porque el margen de ahorro que conseguimos es escaso y segundo, porque hay otras medidas menos molestas y más eficientes. De todas las variables que conforman la factura de la luz  solo tenemos posibilidad de acción sobre las siguientes:

  • Margen de la comercializadora: buscar la compañía con mejor precio y/o con mejor atención y asesoramiento.
  • Hora de consumo: como venimos diciendo, pequeño potencial de ahorro y sólo para los que tienen contador digital y facturación horaria, para el resto dará igual que se consuma en cualquier hora del mismo periodo tarifario (si no tienen Discriminación Horaria) ya que se sumará la energía y se aplicará un único precio.
  • Discriminación Horaria: en los suministros con menos de 15 kW de potencia contratada existe una tarifa en la que los Peajes de Acceso del Término de Energía se dividen en periodo valle (más barato) y periodo punta (más caro).

Contratando la Discriminación Horaria y consumiendo un mínimo de un 30% en el periodo valle podemos conseguir grandes descuentos en la factura, aprovechando que el Peaje de Acceso en este periodo es un 95% inferior al Peaje con la tarifa sin Discriminación Horaria.

Existen comercializadoras que realizan este cambio sin que el cliente sea consciente y mientras se le sigue aplicando un precio único, de manera que el potencial ahorro del cliente se convierte en mayores beneficios para la compañía.

Por nuestra parte, en Gesternova, ofrecemos algunas de las tarifas más competitivas del mercado, como puede verse en el comparador de la CNMC, suministrando electricidad de origen 100% renovable y con un asesoramiento que realmente ayuda a ahorrar tanto a hogares como a empresas. Cualquier duda sobre otras medidas de ahorro les invito a exponerlas en los comentarios de este artículo.