El mundo está viviendo un período de transición hacia las energías renovables. En muchas partes del planeta, las energías verdes ya son más baratas que los combustibles fósiles y gracias a que son recursos inagotables y autóctonos, cada vez serán más y más económicas. Potencias mundiales como Estados Unidos y Alemania están adaptando sus sistemas hacia un modelo más sostenible y basado en fuentes limpias, estamos por ende ante una revolución comparable a la de Internet y las telecomunicaciones móviles de las dos últimas décadas.

El papel del sector de Edificación verde

Las diferencias más remarcables entre la revolución de las energías renovables y la del sector de las telecomunicaciones son la sincronización y los ‘impulsores’. Necesitamos líderes.  Y precisamente en este contexto, los edificios verdes y las redes de edificación sostenible pueden, definitivamente, jugar un papel muy importante.

Si pensamos en las Smart cities (ciudades inteligentes) la imagen que nos surge es la de sus edificios eficientes y sostenibles alimentados por energías renovables, de ahí la importancia que comienza a tener LEED para el futuro de las ciudades.

Pero, ¿qué es LEED?

LEED, acrónimo de Leadership in Energy & Environmental Design, desarrollado por el Consejo de la Construcción Verde de Estados Unidos (US Green Building Council) se compone de un conjunto de normas sobre la utilización de estrategias encaminadas a la sostenibilidad en edificios. Se basa en la incorporación en el proyecto de aspectos relacionados con la eficiencia energética, el uso de energías alternativas, la mejora de la calidad ambiental interior, la eficiencia del consumo de agua, el desarrollo sostenible de los espacios libres de la parcela y la selección de materiales.

Dentro de la certificación LEED encontramos 4 niveles de certificación: certificado (LEED Certificate), plata (LEED Silver), oro (LEED Gold) y platino (LEED Platinum).

 LEED se compone de un conjunto de normas sobre la utilización de estrategias encaminadas a la sostenibilidad en edificios

EKOenergía para LEED

La versión europea de LEED, Estándar para la construcción de edificios ecológicos, recomienda explícitamente el uso de EKOenergía: “EKOenergía representa la mejor opción disponible en Europa para el consumo de electricidad sostenible, así como para las necesidades adicionales de energía. Su eco-etiqueta certifica electricidad renovable yendo más allá de las regulaciones de directivas europeas o gobiernos europeos.”

EKOenergía representa la mejor opción disponible en Europa para el consumo de electricidad sostenible, así como para las necesidades adicionales de energía

Los edificios que usen EKOenergía en el suministro eléctrico pueden obtener hasta 2 puntos extra en el apartado de ‘Energía y Atmósfera’.

Si estás pensando en obtener la certificación LEED estos son algunos aspectos técnicos que deberás conocer y tener en cuenta.

1. Volúmenes mínimos

Los Estándares LEED BD+C e ID+C otorgarán de 1 a 2 puntos a aquellos proyectos que se nutran al menos de un 50 a un 100% de energía verde”.  Por su parte, los proyectos O+M pueden lograr hasta 4 puntos gracias al uso de energía limpia (v4).

Muy a menudo, la electricidad es sólo una parte de la energía utilizada en los edificios; que también pueden usar gas u aceite por ejemplo. En ese caso, y si la adquisición de electricidad eco-etiquetada por EKOenergía no cubre -al menos- el 50% del consumo total, LEED requerirá compensar el resto.

Por ejemplo, las emisiones causadas por fuentes no renovables habrán de ser compensadas por los mecanismos de compensación de carbono certificados de Green-e.

En todo caso, en España es posible -por lo general- alcanzar el citado 50% de electricidad. Por supuesto, nuestra recomendación es decantarse por EKOenergía al 100% porque, teniendo la opción de contratar energía verde al 100%, no hay por que conformarse con usarla a medias. Los contratos de EKOenergía no son únicamente relevantes para LEED, sino también para la contabilidad del carbono, la RSC de la empresa, así como para la construcción de la imagen que puedan tener tus clientes.

Los contratos de EKOenergía no son únicamente relevantes para LEED, sino también para la contabilidad del carbono, la RSC de la empresa, así como para la construcción de la imagen que puedan tener tus clientes.

2. Antigüedad de las plantas productoras

Entre sus requisitos, LEED requiere que la energía provenga de plantas que hayan sido construidas a partir de 2004.  Si seleccionas EKOenergía para LEED, Gesternova, como proveedor de EKOenergía en España, puede garantizarte que la energía que uses proviene de plantas solares puestas en marcha a partir del 1 de enero de 2005.

3. Duración del contrato

LEED requiere asimismo que el contrato con la eléctrica tenga una duración de 5 años para que sea válida para su auditoría, algo no contemplado por la legislación en muchos países europeos, donde opera un mercado liberalizado. No obstante, existen tarifas como la modalidad de indexado al pool que permiten vincular el precio de la energía al precio del mercado mayorista y por tanto, no prefijar un precio fijo a un período de 5 años.

4. Equivalencias

LEED también permite la compra de equivalentes a EKOenergía, pero en el caso de España, no existen a día de hoy más eco-etiquetas operativas, y en cualquier caso, ¡no tiene sentido meterse en un proceso arriesgado para probar equivalencias si tenemos EKOenergía al alcance de nuestra mano!

Conoce toda la información sobre EKOenergía aquí