Una de las preguntas más habituales que me plantean hace referencia al origen de la energía que cada uno de nosotros consume. La aportación que cada tecnología hace al sistema, se ve reflejada en la factura que el comercializador envía cada mes a sus clientes. También se refleja el mix de generación que ese comercializador lleva al mercado y si este dispone de Garantías de Origen de la Energía Renovable aportada.

En el caso de los comercializadores de electricidad verde figura exclusivamente energía de origen 100% renovable, es decir un mix exento de emisiones contaminantes y de generación de residuos nucleares. La forma de reflejar la calificación es idéntica a la de los electrodomésticos y lógicamente otorga una “A” a estas comercializadoras.

Energía 100% Verde

Para recibir la calificación de energía 100% verde, el comercializador debe contar con Garantías de Origen (GdOs) suficientes para al menos haber llevado tanta energía renovable al mercado mayorista como la suministrada a sus clientes. Por supuesto han de haber sido solicitadas y transferidas en tiempo y forma y reconocidas por la ahora desaparecida Comisión Nacional de la Energía.

La cogeneración de alta eficiencia, que no necesariamente es renovable, también recibe estos GdOs y puede hacer que un comercializador suministre el 100% de su energía con esta garantía que, como hemos dicho, la hace 100% verde.

¿Si se agota la energía verde disponible nos quedamos sin luz? Rotundamente NO

Esta dualidad entre la energía que nos llega al enchufe y la que pagamos puede dejar dudas entre los consumidores. ¿Si las redes de transporte y distribución son comunes para todos los sistemas de generación, cómo pueden llegar los kilovatios verdes a mi casa o a mi negocio?. La respuesta es sencilla. El etiquetado y el sistema de garantías hablan de origen renovable y la clave por tanto está en la energía que el comercializador aporta al sistema a la vez que suministra. Como ya hemos comentado, no podemos suministrar más energía verde de la que aportamos con GdOs al sistema. ¿Quiere decir esto que si la energía verde se agota, se nos va la luz? Rotundamente no, dado que los mecanismos de mercado y operación del sistema y los de GdOs son independientes entre si. El sistema podrá ser desde luego criticable y seguramente imperfecto, pero hoy por hoy es el vigente y el único que puede servir para que los consumidores contribuyan con un pequeño gesto a mejorar nuestra economía y nuestro medioambiente.

Por último, una aclaración: a tu bombilla, a tu ordenador llegan mezclados los kilovatios producidos por las distintas fuentes o tecnologías. Aunque tu contrates energía verde el sistema no puede discriminar la producción de nuestro mix eléctrico que no es otra cosa que la mezcla de la producción tanto de las centrales térmicas (es decir, las que queman carbón o gas), las centrales nucleares que queman uranio 235, como de las plantas de cogeneración (de las que se aprovecha el calor) o de las renovables. Pero tú si puedes discriminar a quien pagas la electricidad eligiendo una comercializadora verde.