En nuestro e-book “La electricidad verde y tu negocio” que puedes descargar gratis aquí dedicamos un capítulo a destacar la tendencia creciente de la contratación de electricidad verde en el ámbito de la Unión Europea. Y es que preocuparse y ocuparse del origen de la electricidad que compras (como empresa o como ciudadano) es un derecho que están ejerciendo cada día más los europeos y como muestra el dato de que en Alemania el 21 por ciento de los puntos de suministro tienen contrato con una comercializadora verde cuando hace apenas cuatro años era solo el 8%. Un tren que tiene que pasar inexorablemente por España.

El origen regulatorio de esta tendencia está en la Directiva 77/2001 relativa a la promoción de la electricidad generada a partir de fuentes de energía renovables que aludía ya a la «electricidad verde», en referencia a su origen respetuoso con el medio ambiente, y que para fomentar su desarrollo establecía una garantía de origen para la electricidad generada por fuentes de energía renovables.

Esta norma de la Unión Europea establecía la designación en cada uno de los estados miembros de organismos independientes encargados de la expedición de dichas garantías con este objetivo:

La identificación inequívoca de la electricidad obtenida a partir de fuentes de energía renovables favorecerá la transparencia y permitirá que el consumidor elija. De este modo, las compañías públicas y los operadores comerciales podrán incentivar la demanda de las industrias y los usuarios domésticos mediante el suministro de electricidad verde claramente identificada. La creación de una auténtica demanda de electricidad verde que vaya más allá y supere las cuotas impuestas, favorecerá la inversión en tecnologías FER y la capacidad de producción.

La Directiva europea de 2003 sobre el mercado interior de la electricidad daba un paso más y obligaba a incluir información en la factura de la electricidad sobre la proporción de fuentes de energía y sobre los efectos de la electricidad consumida en el medio ambiente, de modo que los consumidores puedan elegir. Gracias a este impulso normativo de la UE la electricidad verde es hoy una tendencia creciente en Europa como muestran los siguientes ejemplos.

Francia, garantías de origen a la orden del día

En Francia, coto cerrado del gigante EDF prácticamente hasta ayer, algunos operadores se han atrevido ya a romper ese monopolio y lo hacen con éxito a través de perfiles muy distintos. En primer lugar están las cooperativas como  Enercoop que ofrece a sus clientes y/o socios la energía renovable que producen las instalaciones de la que es titular. Está también el modelo de Lampiris (de origen Belga) que adquiere las garantías de origen como comercializadora verde. En el primer caso, Enercoop reinvierte todo los beneficios de esta actividad en la puesta en marcha de nuevas instalaciones renovables.  Por su parte Lampiris, que ante sus clientes presume sobre todo de estar libre de producción nuclear, garantiza con su oferta cien por cien renovable un ahorro de 18€ anuales a un hogar medio.

En Reino Unido y Alemania hay gigantes verdes

Ecotricity es el principal comercializador de energía verde del Reino Unido y presume de ser la primera compañía de energía verde a nivel mundial. Su aventura arranca en 1996 y se fijaron como objetivo cambiar la forma en la que se produce la energía en Gran Bretaña y también la manera de utilizarla. No solo comercializan energía verde puesto que a día de hoy cuentan con  61,5 MW instalados con un fuerte predominio de energía eólica. En la actualidad tienen cerca de 100.000 clientes y reinvierten gran parte de los beneficios en construir nuevos parques renovables: 300 euros por cliente y año la última década.

 Una de las señas de identidad de Ecotricity son sus originales campañas publicitarias

Greenchoice comercializa energía 100% renovable en Holanda con un mix que proviene exclusivamente de diversas fuentes renovables. Un proyecto que nace en  2001 con el lema de que “si todos elegimos energía verde el  mundo pronto será un lugar mejor para vivir”. También ofrecen servicios de asesoría energética para ayudar a ahorrar a sus clientes y comercializa sus kilovatios verdes al mismo precio que las grandes compañías.

Greenpeace Energy es la mayor cooperativa independiente de energía nacional de Alemania. Suministra a más de 110.000 clientes, de los cuales unos 9.000 son empresas que han optado por electricidad limpia. La empresa está organizada como una cooperativa con 23.000 miembros cuyas contribuciones proporcionan una sólida base de capital propio y, por tanto, de estabilidad. A través de su filial Planet Energy también construyen sus propias plantas de energía y a día de hoy cuenta con nueve parques eólicos y tres plantas fotovoltaicas con un total de 65 MW instalados que ya están en funcionamiento.  En Alemania el 21% de los puntos de suministro tienen contrato con comercializadoras de energía 100% renovables cuando hace cuatro años eran el 8%.

 En Alemania el 21% de los puntos de suministro tienen contrato con comercializadoras de energía 100% renovables cuando hace cuatro años eran el 8%

España: primeros pasos de un recorrido necesario

En España el sistema de garantías de origen se puso en marcha el 1 de diciembre de 2007, tras la Orden Ministerial ITC/1522/2007 en aplicación de la Directiva 77 del año 2001, sistema  gestionado hasta el pasado por la Comisión Nacional de la Energía y ahora por la Comisión Nacional de Mercados y de la Competencia (CNMC). Cualquier productor puede solicitar gratuitamente la emisión de garantías de origen de su electricidad y cualquier consumidor puede saber, por tanto, si la electricidad contratada procede de fuentes renovables.

El sistema puede ser considerado por algunas entidades como insuficiente para impulsar definitivamente el desarrollo de las renovables pero, sin duda, es un primer paso importante para que los consumidores (particulares y empresas) influyan en el mercado eléctrico y sean protagonistas del cambio en los usos de la energía.

En España existen ya varias comercializadoras que ofrecen “electricidad verde” pero muy pocas de forma exclusiva, como es el caso de la empresa que patrocina este blog, que fue además la primera en ofrecer “solo kilovatios verdes” desde el año 2008 y que se mantiene en cabeza en diversos parámetros (entre otros, en el de ofertar la energía más barata).

Otras como Acciona Green Energy Devolopments tienen como clientes a grandes consumidores y algunas filiales de las grandes empresas ofertan con otra marca energía limpia pero siguen comercializando por otra parte energía sucia.

Algunas filiales de las grandes empresas ofertan con otra marca energía limpia pero siguen comercializando por otra parte energía sucia

En los últimos dos años también ha cobrado fuerza el movimiento cooperativista impulsado por el éxito de SomEnergia, cooperativa creada en Girona y ya implantada en casi todas las comunidades autónomas y cuyo ejemplo han seguido otras como Goiener, Enerplus o Zencer.