Cuando empecé con mi proyecto, hace ya casi 8 años, sentía claramente que mi idea de negocio iba a ir más allá de la simple idea de “ofrecer comida“, ya que el entorno en el que iba a desarrollar mi pequeño restaurante es uno de los más peculiares e inspiradores de Europa: Tarifa. El proyecto del Surla se enmarca en la sociedad multicultural de este pequeño pueblo a la orilla de dos mares, el Atlántico y el Mediterráneo. Aquí todo es viento y luz, dos elementos de la naturaleza que atraen personas de todo el mundo para la práctica del deporte al aire libre (kitesurf y windsurf sobretodo, pero también mountain bike, senderismo, escalada y mucho más) o que simplemente disfrutan de un entorno aún intacto y poco contaminado.

Quizás por esto resulta casi un reflejo natural, tanto de los nativos como de los muchos extranjeros afincados en Tarifa, el querer cuidar y mantener este entorno. Desde el principio en Surla hemos querido contribuir de diferentes maneras:

Fomento de economía local

Por un lado, ofreciendo cocina internacional “revisitada” con productos locales. El 90% de las materias primas que utilizamos proceden de agricultura local (por ejemplo, la carne de “Retinta” de las hamburguesas, la miel, totalmente natural, el pan artesano, los pescados de lonja…) o de proximidad (las frutas y verduras, muy presentes en nuestro menú, vienen de la cooperativa agrícola de Conil, los quesos de la sierra de Grazalema…). Intentamos fomentar la economía local y no dañar el medio ambiente, ofreciendo a nuestros clientes (la mayoría además muy deportistas) alimentos de gran valor nutricional, y más sabrosos, por ser frescos: consumo responsable y dieta sana y sabrosa son nuestros objetivos. Todo el servicio de comida “take away” se ofrece en embalajes hechos de material reciclado y compostable, hemos suprimido el uso de las bolsas de plásticos y luchamos para concienciar a nuestros clientes de que el café en cápsulas, tanto de moda últimamente, NO es una buena opción para el planeta.

Eficiencia energética y reciclaje

Surla Restaurante Italiano Tarifa

Por otro lado, con el paso de los años hemos aprendido a gestionar bien tanto los recursos energéticos como los desperdicios y nos esforzamos constantemente para mejorar en este sentido. En Surla hemos puesto grandes ventanales para aprovechar la luz solar al máximo, bombillas de led, maquinarias de hostelería con certificado de eficiencia energética… apagamos lo que no utilizamos durante la noche, usamos temporizadores, revisamos que no se produzcan fugas o goteras, siempre que es posible usamos productos de limpieza ecológicos, y en cada actividad y proceso productivo intentamos seguir al máximo las 3 “R” de la sostenibilidad: REDUCIR, REUTILIZAR, RECICLAR.

En Surla hemos puesto grandes ventanales para aprovechar la luz solar al máximo, bombillas de led, maquinarias de hostelería con certificado de eficiencia energética…

Busqueda de proveedores sostenibles

Es un camino que requiere mucho compromiso y participación de todo el equipo y se refleja tanto en la búsqueda continua de proveedores que cumplan determinados requisitos (por ejemplo Gesternova, empresa patrocinadora de este blog, para el suministro eléctrico), como en el cambio de mentalidad a la hora de organizar y desarrollar las tareas rutinarias de un restaurante.

Pero es muy motivador y creo que estamos consiguiendo poco a poco crear algo único para nuestros clientes y, sobretodo, importante para dejar a nuestros hijos un planeta aún más maravilloso.