Tras haber realizado una breve mención en el pasado post con un par de  pinceladas acerca de cómo poder identificar los puntos débiles o ineficientes del consumo energético en tu PYME, en esta ocasión me gustaría ahondar en el tema aportando unos consejos prácticos y que tú mismo puedes adoptar en el día a día de tu empresa, ¡espero que sean de tu interés! ¿Comenzamos?

 

1. ¡Revisa tu contrato de suministro eléctrico!

Muchos empresarios desconocen el precio que están pagando en su factura eléctrica y es que, es muy  posible que estés pagando entre un 5 y un 15 % de más. ¡Sí, como lo oyes! Para poder negociar tu contrato de electricidad, has de conocer con exactitud qué precio estás pagando y tu perfil como consumidor. Por cierto, ¿te has planteado la modalidad de contratación indexada? Se sabe positivamente que ésta modalidad supone grandes ahorros a los consumidores, eso sí, no pagarás un precio fijo, sino que será un precio que dependa del precio que resulte del mercado mayorista.

 

2. Certificado de Eficiencia Energética

Si estás pensando en ampliar tu actividad empresarial y vas a alquilar o comprar un nuevo espacio de trabajo, estudia  el Certificado de Eficiencia Energética  del inmueble que puede resultar una herramienta que mejore la competitividad ya que supondrá un ahorro en costes que verás a corto plazo si elegís una edificio con una buena calificación.

Normalmente nos solemos centrar en estudiar los metros cuadrados de la nave u oficina aprovechables para la explotación de nuestra actividad, pero si nos detenemos en analizar la cuenta de resultados entenderemos que esto no es suficiente, ya que por ejemplo, con la Certificación que haya emitido un Técnico homologado, la CCAA expide una etiqueta y es esta misma la que nos da la información necesaria para saber cuan eficiente es el inmueble y por tanto en dónde tendremos que realizar una menor inversión a la hora de adecuar la instalación en relación a la iluminación o climatización por ejemplo.

 

3. La importancia de la iluminación

Y es que la iluminación es pieza clave en nuestro día a día, por eso es una de las necesidades más importantes en una oficina, comercio o negocio. Toda empresa necesita estar bien iluminada, pero esto no significa que tenga que estarlo en exceso. Puede resultar una buena inversión, el utilizar tubos fluorescentes, lámparas de bajo consumo o leds. Por ejemplo, los tubos son más caros que las bombillas corrientes pero consumen hasta un 80% menos de electricidad que las bombillas incandescentes para la misma emisión luminosa y tienen una duración de entre 8 y 10 veces mayor. En vestíbulos, garajes o zonas comunes, lo idóneo sería  colocar detectores de presencia para que las luces se enciendan y se paguen automáticamente o simplemente utilizar estas luces cuando sea necesario.

 Los tubos son más caros que las bombillas corrientes pero consumen hasta un 80% menos de electricidad que las bombillas incandescentes para la misma emisión luminosa y tienen una duración de entre 8 y 10 veces mayor.

 

4. Climatización y aislamiento, asilamiento y climatización

La climatización que está directamente ligada al aislamiento térmico. Entre el 25 y el 30% de nuestras necesidades de calefacción son debidas a las pérdidas de calor que se originan en las ventanas, esto depende de la calidad del vidrio y marco. Los sistemas de doble cristal reducen perfectamente a la mitad la pérdida de calor respecto al acristalamiento sencillo. ¡Pequeños detalles a tener en cuenta si estás pensando en reformar tu actual inmueble, como ves, todo suma!

La sensación de confort, verano o invierno,  siempre es subjetiva. La temperatura a la que programamos la calefacción condiciona el consumo de energía, es decir, aproximadamente aumenta un 7% el consumo, por cada grado que decidimos incrementar la temperatura.  Por otro lado está el aire acondicionado, en este caso recuerda que una diferencia de temperatura con el exterior de más de 12 grados no es  saludable y además el excesivo  enfriamiento podría resultar un gasto innecesario.

 

5. Ordenadores portátiles VS Equipos de sobremesa

Como dato curioso, los ordenadores portátiles consumen mucho menos que los equipos de sobremesa, de la misma forma que las pantallas LCD gastan menos energía que los tradicionales monitores, ahorran hasta un 37% en funcionamiento y  hasta un 40 % en modo espera. Además, debes controlar que estos equipos se apagan completamente al finalizar la jornada laboral, poniendo especial atención a aquellos con función stand by.

Muchos lo subestimamos, pero el stand by puede suponer un gasto equivalente a un mes de consumo de luz,¡esas pequeñas bombillas de nuestros aparatos eléctricos se llevan un gran porcentaje de consumo, para que te hagas una idea, podría ser superior que usar el aire acondicionado durante los meses de verano o lo mismo que puede consumir en nuestro hogar el horno a lo largo del año si tienes muchos elementos con este dispositivo! Muchas veces es difícil apagar por completo los aparatos eléctricos de una empresa, a veces, directamente imposible ya que hay algunos sin botón de off, pero existen soluciones alternativas que podemos adoptar. Una puede ser conectarlos a regletas de enchufes con botón de apagado y otra colocar temporizadores los aparatos en los que sea más eficaz hacerlo, los climatizadores por ejemplo.

 

6. Monitoriza tu consumo

Además, siempre puedes hacer un seguimiento de tus facturas de la luz y del consumo que realizas durante el año. Puedes monitorizar tus equipos o instalar telemedida, de tal modo que podrás obtener tus históricos de consumo y podrás obtener tus propias conclusiones, pudiendo asegurarte de que el procedimiento es el adecuado y el más eficaz, pudiendo mitigar desvíos, excesos de potencia o energía reactiva, todo ello tiene fácil solución, analizar si tienes contratada la potencia óptima para tu negocio, en función de tus necesidades o instalar baterías de condensadores, por ejemplo, gracias a las cuales puedes lograr disminuir o anular el recargo por reactiva en tu factura eléctrica.

Predica con el ejemplo y conciencia a tu equipo sobre la importancia de ahorrar energía, porque dependerá de todos conseguir optimizar los costes de tu pyme y la vez que nuestro planeta cada vez sea uno poco más verde

Por último, algo que es tan importante como todo lo anteriormente comentado: predica con el ejemplo y conciencia a tu equipo sobre la importancia de ahorrar energía, porque dependerá de todos conseguir optimizar los costes de tu pyme y a la vez que nuestro planeta cada vez sea uno poco más verde. ¡Pon tu grano de arena y haz que cuente! ¿Para qué invertir en nuevas tecnologías, ecológicas y novedosas si nosotros mismos no obramos en consecuencia y evitamos caer en el despilfarro energético?  Un camino hacia la sostenibilidad, en el que los hábitos vayan al compás de nuestras verdaderas necesidades de luz, climatización o uso de aparatos electrónicos. Es bueno para ti y tu negocio.