“Creemos que la sociedad se merece algo mejor de sus empresas”. Éstas son las palabras que nos sirvieron de guía cuando nos propusimos emprender, y a día de hoy sigue siendo nuestro estandarte. Desarrollar una intensa política de responsabilidad social, enfocada a intentar dar cobertura a todos nuestros grupos de interés, es el fundamento  principal de nuestra actividad.

Nos apasiona el RSE y el desarrollo tanto de estrategias de comunicación 2.0 como de campañas de marketing con causa, y nuestro objetivo no es otro que ofrecer tales principios como servicios para nuestros clientes.

Desde que formamos Miltrescientosgramos en Valladolid, hace ya más de tres años, venimos desarrollando una política RSE entendida como una manera de mirar y escuchar al mundo atendiendo a sus necesidades, y sobre cómo actuar consecuentemente en él. Semejante compromiso requiere un esfuerzo tan grande como constante, pero herramientas como el voluntariado, la inversión social y los trabajos non profit, no sólo nos facilitan el camino, sino que son imprescindibles para el cumplimiento de nuestros objetivos.

Equipo 1300gramos

 

La mayoría de nuestras acciones como empresa están enfocadas en la comunidad y nuestro equipo, por lo que no son esencialmente perjudiciales para el medioambiente. Sin embargo, siempre hemos querido comprometernos con este campo para que nuestra actividad no sea simplemente neutral, sino positiva. Con pequeñas medidas que todos somos capaces de establecer y cumplir, como el uso de productos de comercio justo, la clasificación de residuos para el futuro reciclaje y el uso de elementos eléctricos de bajo consumo, ponemos nuestro granito de arena en este aspecto.

Siempre hemos querido comprometernos con el medio ambiente para que nuestra actividad no sea simplemente neutral, sino positiva

 

Siempre quisimos dar un paso más y tras estudiar concienzudamente la oferta del mercado eléctrico comprobamos que abandonar el abrigo de las grandes empresas energéticas comunes y pasarnos a un comercializador verde era más fácil de lo que pensábamos. Tanto a nivel de trámites administrativos (sencillos) como de costes suplementarios (ninguno).

Consideramos que esta forma de obtención de recursos encaja a la perfección con nuestra visión de las cosas y ya podemos decir con orgullo que nos hemos convertido en consumidores de electricidad cien por cien renovable. Nuestra apuesta ha sido por Gesternova (editora de este blog) pero hay otras opciones tan válidas y verdes como por ejemplo las cooperativas Som Energía, Zencer, Goiener, Nosa EnerxiaEnerplus Coop

En resumen, hay mucha vida más allá de las grandes eléctricas y una vez más se demuestra que el crecimiento activo como empresa puede ser respetuoso y comprometido con el medio ambiente.