En Bodegas Fernández de Piérola tenemos el orgullo de ser pioneros en nuestra apuesta por la sostenibilidad y la reducción del impacto ambiental del proceso de elaboración del vino. Con este enfoque ahora hemos optado por buscar una fuente de energía renovable con la que poder aprovechar los recursos renovables locales. Nuestros intereses en la apuesta por las renovables coincidían con los de la empresa Argolabe Ingeniería, comprometida desde su fundación con las energías limpias, en especial, la eólica, y que buscaba ubicación para la primera unidad de serie de un aerogenerador de fabricación propia.

Autoconsumo de la propia energía generada, respeto por el medio ambiente, autonomía de centros de transformación, aprovechamiento eléctrico por su cercanía a los puntos de consumo y aportando estabilidad de red.

Ventajas que aporta el aerogenerador

Argolabe Ingeniería ha desarrollado un aerogenerador de 100kW especialmente orientado a generación distribuida, instalación con proyección de futuro por sus múltiples ventajas: autoconsumo de la propia energía generada, respeto por el medio ambiente, autonomía de centros de transformación, aprovechamiento eléctrico por su cercanía a los puntos de consumo y aportando estabilidad de red, en resumen, infinidad de factores positivos. No obstante, en España este tipo de generación cuenta con innumerables trabas normativas que obligan a pagar peajes por los kWh autoconsumidos en la propia instalación, situación insólita que solo acaece en España, puesto que en el marco internacional se apoya esta opción, con normativas muy favorables.

Director Gerente de Grupo Piérola

Dejando al margen las trabas, las dos empresas, Argolabe Ingeniería y Bodegas Fernández de Piérola nos implicamos firmemente por este proyecto. En la ubicación de la bodega, el Valle del Ebro, el recurso eólico es predominante, de forma que la producción estimada de este aerogenerador en la bodega duplica sus necesidades de consumo, permitiéndole autoconsumir energía limpia y, además, verter a la red los excedentes de energía generada.

La producción del aerogenerador estimada para esta ubicación es de 261.000kWh anuales, ya que la media de viento en esa ubicación es de 5.5m/s. Siendo el consumo anual de la bodega de 170.000kWh y teniendo una simultaneidad estimada entre generación y consumo de un 39%, ya que no siempre coincide la disponibilidad de recurso eólico con los consumos de la bodega. Con estos datos se estima que la bodega autoconsuma de su propia fuente de generación eléctrica 101.790kWh y exporte a red 159.210kWh anualmente, energía que será llevada al mercado por Gesternova, empresa que como nosotros está fuertemente vinculada a las energías renovables.

Grafica consumo y producción real, media viento de 6.3m/s

Grafica consumo y producción real, media viento de 6.3m/s

Gráfica del consumo y la producción real

En la gráfica adjunta se puede comprobar un día de funcionamiento de la instalación típica, en la que puede verse cómo la bodega tiene unos consumos ajustados a sus turnos de mañana y tarde y cómo el aerogenerador sufre los cambios de velocidad de viento e incluso cómo a partir de las 7 de la tarde el recurso eólico es insuficiente para la producción eléctrica. También se puede apreciar cómo cuando la potencia generada supera los consumos de la bodega los excesos de potencia se vierten a red. En concreto el día mostrado es un día en el que el aerogenerador ha producido 1.060kWh, de los cuales 455kWh han sido autoconsumidos por la bodega y 605kWh vendidos a red, como cualquier otra fuente de generación.

En definitiva, un paso más de nuestra actividad como bodegueros para alcanzar la sostenibilidad, en nuestro compromiso con nuestro entorno.