Cada vez somos más las empresas que vamos incorporando el uso de energías renovables en nuestra actividad. Es un alivio pensar que es un hecho demostrado tal y como están las cosas en nuestro entorno. El sector de la restauración no iba a ser menos. Los restaurantes que utilizan y recomiendan su uso somos cada vez más numerosos en todas partes.

La implementación de este tipo de prácticas en la actividad empresarial no es cuestión de un día, pero es algo que ya llevamos tiempo desarrollando en Kabuki, restaurante de comida japonesa ubicado en la calle Presidente Carmona de Madrid. Ofrecemos cocina japonesa fusionada con mediterránea, toda una explosión de exquisitos sabores y texturas que tratamos de que no pasen inadvertidos a ningún paladar.

Todo el equipo Kabuki estamos implicados con los valores vinculados al medio ambiente, al empleo de la energía de forma limpia y segura, y al uso en el restaurante de energías no contaminantes. En Kabuki tenemos como una de los principios de gestión más consolidados lograr la máxima reducción del impacto que nuestra actividad pueda ejercer sobre el medio ambiente. Los que trabajamos en el restaurante queremos controlar al máximo un tema tan importante para todos, transmitiendo un sentimiento de responsabilidad general sobre este ámbito, “entre todos podemos contribuir con pequeños gestos”, como por ejemplo el hecho de consumir productos reutilizables reduciendo al máximo los desechables como las servilletas de papel, vajillas y demás; mantener el reciclaje a raya, utilizar electrodomésticos de bajo consumo energético, materiales reciclados,…

Otra práctica importante para nosotros es la selección de productos de consumo alimenticio, suelen ser productos frescos, naturales y de temporada (o estacionales) evitando de este modo largos transportes y manipulados excesivos. Productos de alta calidad que selecciono personalmente día a día.

En noviembre, me embarcaré en la gestión del nuevo restaurante del Grupo Kabuki, KBK Aravaka, un local familiar y vanguardista que abrirá sus puertas en Pozuelo de Alarcón. Aquí  seguiremos la estela de nuestra marca en cuanto a calidad, esfuerzo y respeto por la naturaleza, adaptando todas sus instalaciones al uso de la energía verde. Concienciaremos al personal desde el primer día y demostraremos nuevamente que entre todos podemos contribuir a minimizar el impacto diario sobre el entorno, porque –como me gusta repetir constante-  “Kabuki es equipo, esfuerzo y tesón”. Y en base a estas palabras puedo asegurar que KBK Aravaka tendrá un compromiso con la naturaleza desde el primer día de apertura.