Cada vez es mayor la preocupación por el medio ambiente y por los cambios climáticos que afectan a nuestras vidas y a nuestra salud. Esto es el motivo principal por el que tratamos de buscar e implantar las soluciones adecuadas para así poder evitar el deterioro de nuestro planeta.

Hoy, más que nunca, tenemos el compromiso de conseguir una sociedad más sana, más sostenible y el objetivo de la sostenibilidad ambiental es conservar los recursos naturales y para ello desarrollar fuentes alternativas de energía, reduciendo así la contaminación y los daños al medio ambiente.

Utilizar la energía verde es la mejor opción ya que las renovables son energías limpias e inagotables y se consideran muy ventajosas por su bajo impacto ambiental. Además, debido a la diversidad de fuentes (solar, eólica, biomasa, geotérmica, .…) podemos elegir la más conveniente en función de las características del lugar, la más idónea en función de los recursos naturales de la región donde se deseen instalar.

Es por eso que la energía limpia se ha convertido en la alternativa a las energías tradicionales o convencionales, las cuáles, además de contaminantes, son perjudiciales para la salud y limitadas mientras que las energías renovables son recursos recurrentes, que podemos obtener día a día de la naturaleza.

En los últimos años, muchas empresas han decidido contratar energía limpia para sus negocios y de esta manera quieren apostar y manifestar su compromiso con el cuidado del medio ambiente.

Uno de los ejemplos es el grupo The Buyers Principles (Los Principios de los Compradores). Bajo este nombre, 65 grandes empresas (entre las que se encuentran Google, Amazon, Facebook o Starbucks), han firmado una carta que sirve para formalizar un claro compromiso mediante el cual anuncian su contratación de energía verde y se comprometen a invertir fondos para producir energía en sus edificios e instalaciones.

Entrando en detalle, podemos ver varios ejemplos de empresas de distintos sectores que ya han dado el salto: es el caso de Apple, que está muy cerca de lograr que el 100% de su consumo energético sea renovable; Nike que, por su parte, anunció que contrataría energía renovable en sus oficinas generales y en todos sus centros; Google que también está dando pasos de gigante en esta dirección, avanzando hacia un futuro 100% renovable en todos sus centros de trabajo y en sus operaciones diarias; IKEA (que se ha propuesto llegar a un consumo energético de origen 100% verde en un plazo máximo de 3 años); Leroy Merlin o Amazon que también quieren poner en marcha grandes iniciativas en consonancia con su preocupación con el medio ambiente y su proyecto de empresa: la selección de productos específicos, el reciclaje de residuos y la construcción de tiendas. Reseñable también es el caso de Coren, que implanta energías renovables en sus granjas e industrias para lograr emisiones cero y proteger el medio ambiente. La cooperativa trabaja para alcanzar la sustitución de combustibles fósiles por renovables, especialmente energía solar, fotovoltaica, biomasa y geotérmica.

La Agencia de Protección Ambiental (EPA por sus siglas en inglés) publicó recientemente una lista donde se detallan las 50 mayores empresas norteamericanas consumidoras de energía verde. La lista muestra una fuerte tendencia hacia la compra de energía proveniente de energías renovables, como la energía solar o la energía eólica y algunas de esas grandes corporaciones ya utilizan solo energía 100% limpia.

La lista muestra una fuerte tendencia hacia la compra de energía proveniente de energías renovables, como la energía solar o la energía eólica y algunas de esas grandes corporaciones ya utilizan solo energía 100% limpia.

Estos ejemplos deberían de servirnos de modelo para seguir luchando día a día y seguir apostando por algo que podría y debe cambiar nuestro futuro. Sí, efectivamente, apostar por las energías verdes debe ser una forma de apostar por la vida y en eso todos podemos contribuir. Todos podemos dar un pequeño paso hacia adelante, hacia un futuro más limpio, hacía una vida más sostenible.