La energía vista por los que la cuentan (I)

Estamos acostumbrados a que nos narren la trepidante actualidad energética de nuestro país pero en esta ocasión damos una vuelta de tuerca y los convertimos en protagonistas. Hemos entrevistado a Ramón Roca (El Periódico de la Energía), Concha Raso (elEconomistaEnergía), Javier Angulo (Energía Diario), Esperanza Rico (FuturENERGY) y a Luis Merino (Energías Renovables), cinco periodistas referentes del sector de la energía, para repasar con ellos los principales temas de la actualidad y todos coinciden en reclamar una política energética a largo plazo, postura que tiene mérito porque sin duda los palos de ciego de estos últimos años generan más titulares.

De entrada, les preguntamos cuál es el principal reto que tendrá sobre la mesa el próximo Ministro de Energía. Ramón Roca y Esperanza Rico coinciden en la necesidad de lograr un pacto de estado que incluya al resto de formaciones políticas y al sector. Concha Raso por su parte afirma que la clave es “recuperar la confianza del sector energético en su conjunto y de las renovables en particular, y esto solo se consigue con medidas a largo plazo, que generen certidumbre y seguridad jurídica”. Javier Angulo ha reclamado “una transición energética pero (recalca) una que nos podamos permitir”. Y Luis Merino cierra la ronda poniendo el dedo en la llaga… del oligopolio: “la clave es considerar la energía como un derecho de los ciudadanos y no como un negocio de cinco grandes empresas. Cualquier ministro que trate de hacer esto verá claro que el camino que hay que andar es el de las renovables.”

Respecto a las reformas que deberían afrontarse con mayor urgencia nuestros expertos han puesto sobre la mesa diversidad de ellas y todas importantes, lo que da la medida de cómo han dejado el sector los Sebastián, Soria, Nadal… Angulo se decanta por revisar el funcionamiento de la CNMC y, sobre todo, la composición de la factura eléctrica “determinando qué costes deben absorberse desde los Presupuestos Generales del Estado”. Raso y Rico insisten en la necesidad de una política energética estable y duradera en el tiempo mientras que Luis Merino ha apuntado y disparado contra los windfall profits:No es posible que las grandes eléctricas sigan haciéndose de oro con nucleares, de sobra amortizadas, o turbinando el agua que es de todos, la energía no es hoy lo que era hace 50 años”. Para cerrar la ronda Ramón Roca ha afirmado que lo más efectivo a corto plazo sería hacer una apuesta por el ahorro “implementando un verdadero plan de eficiencia energética junto a un plan de rehabilitación de viviendas que realmente ponga en marcha la economía de España”.

El petróleo barato y la transición energética

Abordamos también la actualidad más candente: el petróleo barato (34,5 dólares barril de Brent a fecha de publicación de este artículo) y su efecto en países como España. Todos los entrevistados coinciden en que es positivo para España por su efecto en la balanza comercial y Raso ha apuntado que “si se mantuviera esta línea, España se ahorraría más de 15.000 millones de euros en la factura petrolífera”. Esperanza Rico coincide, pero señalando a su vez que en España nos equivocaríamos “si pensásemos que la bajada del precio del petróleo es la solución a la cuestión energética”.

Merino ha afirmado que esta situación bien pudiera ser un obstáculo para la transición energética “pero que es más que probable que cualquier movimiento geopolítico dispare los precios” y nos recuerde “lo voluble de un mercado en el que España solo juega el papel de sufridor: las renovables son nuestras, el petróleo es de ellos”, sentencia el codirector de la veterana Energías Renovables. El resto de expertos no consideran que el petróleo barato pueda suponer un obstáculo para la inexorable transición energética y Javier Angulo va más allá al señalar que “con una política energética bien definida, el petróleo barato puede facilitar la transición energética en los términos que se definan”.

Perspectivas 2016

Por último, les trasladamos la cuestión de si creen que 2016 será el año de las renovables en España y, por desgracia, hay un amplio consenso en que no va a ser así. Roca es contundente: “si no hay gobierno decidido y puede que no lo haya en meses, es muy complicado que este 2016 se vuelvan a instalar megavatios renovables en España. Otro año perdido”. Concha Raso está de acuerdo: “la situación política no ayuda y los inversores siguen esperando la formación de un gobierno definitivo para tomar decisiones concretas” mientras que Angulo sentencia, “en un país sin gobierno es difícil que sea el año de nada”.

Luis Merino y Esperanza Rico son los únicos en mostrar algo de optimismo y ven luz al final del túnel del sector. El primero matiza que todo dependerá de quién acabe en La Moncloa, dado que “si es el PP las renovables lo tendrán mucho más difícil” pero que en cualquier caso “las renovables están listas para despertar de un mal sueño.”  Esperanza Rico, por su parte,  cierra esta primera entrega afirmando que aunque este no sea el año de las renovables sí que puede que sea el año “en que se sienten las bases para el giro que España necesita, una transición hacia un escenario donde las renovables lideren la matriz energética en España”. Así sea.