Entre 2007 y 2015 se incrementó la retribución de la distribución en un 21,1% y la del transporte en un 57,1%

Después de la tormenta perfecta del mercado eléctrico, que ya ha sido comentada ampliamente en este blog, vamos a analizar algunos datos del Sistema Eléctrico que nos van a sorprender casi tanto como lo ocurrido el pasado mes de enero. Vaya por delante la moraleja: de este análisis podemos concluir que no ha habido reforma del Sistema Eléctrico con el Gobierno anterior y que el único que ha soportado un recorte en sus ingresos ha sido el, hasta hace poco, llamado Régimen Especial, en el que se incluyen las renovables, la cogeneración y la valorización energética de residuos, que, dicho sea de paso, son tres actividades muy distintas.

En la tabla 1 vemos que la demanda nacional ascendió en 2007 a 278.026 Gwh mientras que en 2015 fue de 262.931 Gwh, es decir un 5,4% menos. ¿Cómo se puede explicar entonces que durante los nueve años estudiados haya disminuido la demanda en esa proporción y, en cambio, los ingresos hayan aumentado un 21,1% en el caso de la distribución y un 57,1% en el caso del transporte? ¿Tiene algo que ver que estas actividades, distribución y transporte de energía, se retribuyan con costes regulados por el Ministerio? Por cierto, en otros países es el regulador energético, lo que aquí debería ser la CNMC, el que determina esa retribución.

Liquidaciones de la retribución de distribución, transporte y demanda en barras de central 2007/2015.

Tabla 1. Liquidaciones de la retribución de distribución, transporte y demanda en barras de central 2007/2015. Fuente CNE/CNMC.

Si nos limitamos al período 2013/2015, después de las no reformas del sector, las únicas que han sufrido realmente merma en sus ingresos han sido las renovables, como se puede observar en el gráfico 1.

Comparativa de costes del Sistema 2013/2015 APPA

Gráfico 1. Comparativa de costes del Sistema 2013/2015. Elaboración APPA. Fuente REE y CNMC.

¿Encontrarán alguna explicación que nos convenza de que es una reforma “razonable”?

Los dividendos de REE

Este aumento de la retribución del transporte le ha permitido a Red Eléctrica de España aumentar su retribución al accionista en un 300% en los nueve años analizados en los que el dividendo bruto ha pasado del 1,0871 € de 2007 a los 3,2100 € de 2015.

Los dividendos repartidos por REE

Tabla 2. Dividendos repartidos por REE en el período 2007/2015. (*) Importe bruto en euros por acción. Fuente REE.

¿Esta es la misma rentabilidad “razonable” que estimó el Gobierno para su reforma eléctrica y que aplicó a las renovables? Además, hay que recordar que la retribución a las renovables las calculó sin rigor, puesto que a posteriori tuvo que reconocer, con arreglo a la sentencia del Tribunal Supremo, que a las centrales de renovables les correspondía un mayor importe, aunque no la totalidad (sí, una vez más, volvemos con las trampas). ¿Esta es la defensa del interés general?

Frente a estos contundentes datos siempre habrá quien salga diciendo que las renovables han salido muy caras al sistema. En la Ley 54/97 del Sector Eléctrico, la prima se calculó en base al coste evitado y dentro de una banda entre el 80 y el 90% del precio universal de venta del kWh del sistema. Las tecnologías solares no eran capaces, por su desarrollo tecnológico, de desarrollarse con los precios que pudieran recibir. Pero aquello debía haberse resuelto con apoyos a la inversión, para que la energía generada pudiera competir en precios con el resto. Pero aquel Gobierno, en el que, por cierto, también estaba el Sr. Rajoy, prefirió que lo pagara el Sistema Eléctrico en lugar de los Presupuestos Generales del Estado. Enfermedad contagiosa que ha contaminado a distintos gobernantes que han utilizado la energía eléctrica como instrumento de política económica. De ahí los déficits de tarifa acumulados desde el año 2005 y que no han generado las renovables sino esa perversa utilización de la tarifa eléctrica. Tan cierto es que, por primera vez en la historia de la fijación de tarifas, en 2005 se admitió un déficit ex-ante de 750 millones de euros (M€) que acabó en 3.741 M€ a final del ejercicio, ascendiendo las primas a las renovables a 919 M€. ¿El resto del déficit? ¿De dónde procedía?

Sí, “rentabilidad razonable” para algunos, pero para las renovables un descenso de la retribución del 21 % en dos años e incrementos desproporcionados del 21,1% y del 57,1% respectivamente para distribución y transporte y eso que, de boquilla, todos siempre defendemos las renovables.