Año y medio después de que el Gobierno presentara su “ambiciosa y definitiva” Reforma Energética hemos querido abordar en el Foro SKV el debate sobre sus consecuencias con la presencia de expertos (1) de diversos ámbitos que han coincidido en varias conclusiones entre las que destaca la perspectiva de una ausencia total de inversiones a medio plazo en el sector renovable. La otra conclusión más destacada es que la reforma ha afectado casi exclusivamente a los titulares de instalaciones renovables “con un impacto muy negativo para las empresas eólicas y fotovoltaicas, que han registrado –especialmente estas últimas– importantes pérdidas patrimoniales llevando a muchas de ellas a una situación de insolvencia”.

El “casi” al que se hizo referencia es que sí ha afectado, aunque muy leventemente, al negocio de la distribución lo que no ha impedido que las grandes compañías del sector hayan mantenido su nivel de resultados de los últimos años, considerados por algunos como “no coincidentes en su importe con la situación de crisis económica y de reducción de la demanda”. Sin embargo, todos los participantes en el Foro coincidieron en señalar que “no se ha tocado a la generación convencional” y que en su retribución hay muchos aspectos que afectan hoy la viabilidad del sistema y que por tanto tendría que ser reformada. En este sentido uno de los asistentes afirmó que “el principal problema es que el sector eléctrico convencional tiene demasiado poder” aunque también se añadió que el sector renovable, atomizado en su representación, no ha sabido defenderse.

El principal problema es que el sector eléctrico convencional tiene demasiado poder

 

Además del daño patrimonial a los titulares de instalaciones renovables se insistió mucho en el perjuicio que supone para el futuro puesto que después de lo que ha sucedido (retroactividad, inseguridad jurídica, arbitrariedad, …) nadie va a querer invertir en este sector en particular, descrédito de la estabilidad normativa que afectará en cierta medida a todas las áreas. “Con el actual esquema no va a ser posible la inversión, es un daño irreparable para el futuro” manifestó uno de los expertos. Otro apuntaba que “esta vuelta de tuerca a la seguridad jurídica” va a tener consecuencias muy graves para nuestro país y citaba como ejemplo el testimonio de un cliente inglés que afirmaba que “prefiere invertir en Sierra Leona antes que en España”, con todo el respeto para el país africano.

Otra de las consecuencias apuntadas es que “con la Reforma va a ser inalcanzable el objetivo de la Unión Europea, de un 20 por ciento de renovables para 2020”, objetivo al que sí se llegaría solo “con levantar las barreras al autoconsumo” como se apuntó. Sin embargo para alguno de los ponentes el objetivo de la reforma, “la reducción del déficit de tarifa si se ha alcanzado de alguna manera”, pero para casi todos “el precio ha sido excesivo” y alguno apuntaba que “lo peor es que los particulares han sufrido más que los promotores”.

Se destacó también que dos de los ejes más importantes apuntados por el paquete inicial de la Reforma como lo son el autoconsumo y la hibernación de las centrales de gas de ciclo combinado han quedado en vía muerta. Sí que hubo cierta discrepancia a la hora de considerar que el nuevo sistema de retribución de las renovables “supone una metodología que va a permitir regular dicha retribución según los intereses de cada momento. Para algunos el sistema es ineficaz por sí mismo al margen de los polémicos parámetros para fijar los costes de inversión inicial.

Más acuerdo hubo, aunque no unanimidad, a la hora de mostrar cierto escepticismo sobre la posibilidad de que un gobierno de signo distinto vaya a volver al sistema anterior y que más bien nos podemos temer una política continuista una vez realizado el trabajo sucio por parte de este y del anterior gobierno.

Para uno de los intervinientes lo reforma ha sido nefasta en primer lugar porque se ha roto la norma aplicada en los últimos lustros de dialogar con el sector para consultar las normas desde el primer momento de su elaboración, escuchar los argumentos (aunque no siempre se hiciera caso), buscar fórmulas flexibles como los periodos transitorios, en definitiva una forma de hacer las cosas que ha dado paso al abuso del Real Decreto Ley.

La reforma se ha hecho para que no se haga la reforma profunda que el sistema eléctrico requiere

Como reflexión final quedó sobre la mesa la convicción de que “la reforma se ha hecho para que no se haga la reforma profunda que el sistema eléctrico requiere”, un proceso que, como apuntó alguno de los expertos, debería iniciarse con una auditoría de los costes reales de todo el sistema. “Se ha condenado a las renovables sin hacer un análisis coste-beneficio, no se han contemplado los costes que hubiera tenido el sistema si no existieran las renovables”.

[1] Las opiniones vertidas en este resumen del debate no comprometen a ninguno de los participantes en el mismo sino que son responsabilidad de Solokilovatiosverdes como interpretación de lo manifestado en el transcurso de la reunión. Asistieron, entre otros, Antonio Baena, José Salmerón, Eduardo Collado, Alberto Ceña, Borja Carvajal, Ramón RocaJosé María González Vélez, Jorge González Cortés y Sergio de Otto.