Los expertos no creen que el nuevo escenario político acelere el “imprescindible” cambio en materia energética

Necesaria es, viable a día de hoy parece complicado; hablamos de contar con una nueva política energética dado que hay nuevas (sí, varias) mayorías parlamentarias. Esta es la conclusión del Foro SKV recientemente celebrado, con la participación de una decena de expertos (*) de muy distintas áreas y perfiles del sector energético convocados por Gesternova. El debate puso de manifiesto el consenso absoluto, entre una muy plural representación del ámbito energético, sobre la imperiosa necesidad de poner en marcha una nueva política energética que responda a los retos actuales, que atienda a las necesidades de nuestra sociedad y que tenga en cuenta las posibilidades tecnológicas.

El escenario presentado por uno de los participantes para justificar ese cambio se basa en tres puntos. El primero de ellos sería la firma y ratificación del Acuerdo de Parísque (con o sin Trump) nos marca el camino, nos indica lo que hay hacer y que hay que hacerlo ya”. El segundo elemento que justifica un giro es el tecnológico con el espectacular abaratamiento de la fotovoltaicaque nos hace concebir la ilusión de una descarbonización total del sistema eléctrico”. El tercero, más en el plano normativo, sería el llamado “Paquete de Invierno” de la Unión Europea.El debate -se afirmó- ya no es renovables sí o no, el debate es el ritmo, cómo integrarlas con seguridad, manteniendo la competitividad, …” y, como señalaba otro ponente, “el mayor desafío es gestionar adecuadamente la salida de las tecnologías fósiles del sistema”.

Este escenario obliga a tomar en consideración muchas otras variables comenzando por el transporte, el urbanismo, la gestión de la demanda, las políticas industriales, etcétera. Este “poliedro indispensable” es, en el caso español, lo que parece alejarnos más de la dirección adecuada: la desconexión absoluta entre los distintos departamentos y políticas (medio ambiente, energía, fomento/transportes o industria, por ejemplo) y la ausencia de un liderazgo que, en este caso, correspondería al Presidente del Gobierno, carencias en esta materia que conducen al pesimismo. “No hay visión del tema energético ni en Industria ni en Economía, ni coordinación entre Energía y Medio Ambiente y, en general, falta conocimiento en este ámbito y así es imposible avanzar”, concluía tajantemente uno de los intervinientes.

El deseable Pacto de la Energía, poco probable

Pese a contar en el actual Parlamento con una mayoría que en sus programas afirma apostar por esa nueva política energética, no parece probable a día de hoy que vaya a lograr abrirse paso un deseable Pacto de Estado de la Energía, requisito imprescindible que sí puso de acuerdo a todos los asistentes. “Es el momento adecuado por la composición de las Cámaras, pero soy pesimista porque no está en la agenda del PP”, concluyó uno de los expertos. Un problema añadido es “la falta de sentido de Estado” en nuestra clase política, muy centrada en el día a día y sin la capacidad de levantar la vista para debatir sobre cómo será el país dentro de veinte años que es el horizonte mínimo que requiere la política energética. “Hasta hoy solo se ha hecho política de empresas y necesitamos políticas de energía”, afirmaba otro de los participantes que volvía a lamentarse de la ausencia de un liderazgo en este sentido. Respecto a ese necesario acuerdo se apuntaron diversos factores a tener en cuenta como que “las presiones van a ser muy fuertes desde el exterior y deberíamos hacer un debate interior más centrado en el acuerdo que en el enfrentamiento” o que “debemos preguntarnos cuan vulnerable es nuestra economía a un cambio regulatorio energético”.

Hasta hoy solo se ha hecho política de empresas y necesitamos políticas de energía

También se afirmó que “la incertidumbre temporal, respecto a la duración de esta legislatura, dificulta ese pacto pese a que la presión exterior (Acuerdo de París, Europa, etc.) es muy fuerte y que solo se harán pequeñas cosas”.

Una de las recetas apuntada por varios ponentes fue la implicación de la sociedad, del conjunto de los ciudadanos, de las entidades sociales y de las asociaciones empresariales:esta reforma no puede hacerse a espaldas de la sociedad, es, debería ser, un debate de país y, como se ha dicho anteriormente, no hay todo el conocimiento que sería necesario”.

También hubo coincidencia en señalar la ciudad como el escenario esencial de esas nuevas políticas energéticas, en las que la gestión de la demanda, el ahorro y la eficiencia van a jugar un papel esencial. “Hasta ahora -se apuntó- la ciudad y la energía han estado de espaldas y no cabe duda que la ciudad es el vector de cambio”. El diálogo sobre el futuro de la ciudad, definir qué ciudades queremos, acelerará el debate energético.

Hasta ahora -se apuntó- la ciudad y la energía han estado de espaldas y no cabe duda que la ciudad es el vector de cambio

Respecto a la gestión de la demanda se destacó que “las inversiones que se hagan en eficiencia van a resultar mucho más interesantes y rentables que las que se hagan en generación, que por supuesto también habrá que hacerlas”.

Las palancas de cambio

Frente al sentimiento generalizado de que va a ser muy difícil dar pasos decisivos, dos de los ponentes insistieron en “la necesidad de apostar por promover palancas de cambio que hagan emerger el debate energético al primer plano de la política”, más allá de la polémica coyuntural sobre el precio de la electricidad que se ha generado en las últimas dos semanas. Esas palancas de cambio podrían ser el autoconsumo y las micro redes. Se trata de plantear temas en los que hay más contradicciones, pero también los que son más fáciles de entender porque tienen un impacto en la vida cotidiana”. En este sentido se insistía en el tema del autoconsumo: “ponerte unas placas en tu tejado y consumir tu propia electricidad, es al mismo tiempo una revolución y algo que la gente comprende perfectamente”. En cuanto a la posibilidad de que se rectifique la actual normativa del autoconsumo, cuyo carácter netamente restrictivo todos censuraron, el acuerdo no fue tan unánime. Solo hubo coincidencia en el hecho de que el Real Decreto 900/2015 se modificará, pero no en el alcance que pueda tener dicha reforma.

Ponerte unas placas en tu tejado y consumir tu propia electricidad, es al mismo tiempo una revolución y algo que la gente comprende perfectamente

Se planteó también la necesidad de llevar a cabo “una electrificación creciente del sistema energético (“básicamente con renovables” apuntó uno, “exclusivamente” señalaron otros) no solo por razones medioambientales sino también por eficacia y competitividad. “Hoy, y no era así hace poco tiempo, empiezo a pensar que -dijo uno de los expertos– a medio plazo, 2030 o 2040, tendremos una electricidad mucho más barata”.

Otro de los ponentes destacó que es muy importante “evitar las salidas falsas, no invertir en algo, tecnologías o infraestructuras, con un recorrido limitado” y se puso como ejemplo que Francia no se plantea llenar el país de infraestructuras de gas. Solo uno de los intervinientes abogó por reabrir el debate nuclear que otros consideraron ya superado por la carestía de las nuevas instalaciones con esta tecnología.

(*) Las opiniones vertidas en este resumen del debate no comprometen a ninguno de los participantes en el mismo sino que son responsabilidad de SoloKilovatiosVerdes como interpretación de lo manifestado en el transcurso de la reunión. Participaron, entre otros, Teresa Ribera, Directora del IDDRI (París) y ex Secretaria de Estado de Cambio Climático; Pedro Mejía, Presidente de OMIE; Antonio Cuevas, Experto en energía y ex Presidente de la Comisión de Industria del Congreso; Joan Herrera, experto en Energía, ex Diputado en el Congreso y en el Parlament de Catalunya; Antonio Gomis, ex Repsol y ex Director General de Energía y Minas del Ministerio de Industria; Juan Luis López Cardenete, profesor del IESE, ex director General de Unión Fenosa;  Carlos Duato, Socio Fundador de Global Advisory Services, ex Consejero de la Comisión Nacional de la Energia; José María González Vélez, Presidente de Gesternova; y Jorge González Cortés, Director Comercial y Marketing de Gesternova.

Consulta aquí las anteriores ediciones del Foro SKV, la energía a debate