Cuando recibimos nuestra factura de luz y la revisamos sucede que si para la práctica totalidad de los consumidores llega a ser bastante difícil saber qué está pagando (es decir, la justificación del importe de su factura en relación con el uso que está haciendo del servicio de suministro de electricidad, las diferencias entre término fijo y variable, potencia y energía, etc.), mucho más complicado es conocer por qué estamos pagando (adónde va el dinero que se nos cobra en cada recibo).

Para poder analizar con fundamento nuestra factura de la luz y poder comparar distintas ofertas, no viene nada mal conocer cuáles son los costes asociados al suministro de electricidad, términos que vamos a explicar  a continuación.

Nuestro recibo de suministro eléctrico contiene los siguientes grupos de costes:

 

Recibo de la luz

Dentro de cada uno de los anteriores bloques tendremos una serie de costes diferentes; definidos en la regulación, libres o dependientes de mecanismos de mercado que son los siguientes:

 

1. Costes del mercado, que se evalúan sobre la energía consumida:

✎ Aprovisionamiento de energía eléctrica en el Pool, donde nuestro suministrador debe adquirir la energía prevista que van a demandar el conjunto de sus clientes, sometiéndose a los resultados de las diferentes sesiones gestionadas por OMIE.

✎ Resolución de las restricciones técnicas y otros servicios de operación, costes que debe soportar el conjunto de la demanda nacional necesarios para retribuir a los agentes que resuelven determinadas situaciones del sistema eléctrico que provocan problemas de calidad, fiabilidad y seguridad. Todos estos servicios de ajuste se suelen articular a través de mecanismos de mercado y son gestionados por REE.

✎ Margen de comercialización: El beneficio necesario que nuestro suministrador debe conseguir para justificar los costes de operación de su empresa y obtener una rentabilidad razonable. Su proporción respecto al total raramente es superior al 3%, motivo por el cual las diferencias de precio entre unas comercializadoras y otras vienen motivadas más bien por su capacidad de gestión y previsión del resto de costes, en lugar de por su propio margen.

2. Costes regulados, sujetos a la regulación establecida por la Administración publicada en el BOE:

✎ Peaje o ATR (Acceso de Terceros a la Red): Se trata de un coste recaudado por el distribuidor de la zona donde se ubica el suministro, con el cual se retribuyen los servicios de transporte y distribución de energía eléctrica, las primas a las energías renovables, el déficit de tarifa, los costes extrapeninsulares para igualar los precios a los de la Península, etc. El distribuidor lo cobra a nuestro comercializador que es quien lo traslada en la factura de luz, tanto en la parte de potencia donde se cobra tal cual al cliente final, como en la parte de energía, que se añade al resto de costes.

✎ Pagos por Capacidad: Valorado sobre la energía y con objeto de recaudar una cantidad de dinero para dar una señal económica que garantice la instalación, desarrollo y permanencia de generación de energía en el sistema eléctrico, con la cual se promociona, por ejemplo, la quema de carbón autóctono. (Leer más sobre los pagos por capacidad)

✎ Pérdidas: Producidas a lo largo de los elementos que componen la red eléctrica de transporte y distribución de energía desde las centrales de generación a los puntos de consumo, a las que se une el consumo no medido en las situaciones de anomalía o manipulación de contadores. Estas pérdidas, que no dejan de ser una energía no contabilizada a través de los equipos de medida, tiene que ser generada por las centrales y, por tanto, retribuida, de tal forma que nuestro suministrador se aprovisiona del consumo de todo el conjunto de sus clientes aumentado en función de las susodichas pérdidas, que establece REE.

✎ Retribuciones de los Operadores: Costes que se recaudan para pagar el servicio ofrecido por los Operadores de Mercado (OMIE) y Sistema (REE).

✎ Alquiler del equipo de medida: Coste de arrendamiento de los dispositivos de control y medición correspondientes, según su tipo (analógico, digital) y de los elementos que los compongan (ICP, maxímetros, módem, transformadores de medida, etc.).

3. Impuestos:

✎ Tasa Municipal: 1,5% a aplicar sobre los costes anteriores, salvo el peaje, para abonar al municipio donde se encuentra el punto de suministro. En la mayor parte de los casos, forma parte del propio coste total de la energía.

✎ Impuesto Eléctrico: es el resultado de la energía y de la potencia multiplicado por 0,051127 (no se aplica sobre el alquiler).

✎ IVA: Grava todos los términos (potencia y energía), alquileres y a los propios impuestos anteriores.

Este artículo es el resumen de otro artículo publicado por el autor, que puedes leer al completo aquí.