Tras dispararse durante los últimos años el coste de la energía eléctrica en España cada vez son más los consumidores que buscan la forma de ver reducida su factura de la luz. Hoy os vamos a mostrar cómo modificando tus hábitos de consumo es posible ahorrar.

Cómo ya os informamos en anteriores artículos, uno de los principales métodos de ahorro es adecuar la potencia contratada a la potencia óptima demandada, pero también es posible ahorrar en el término de consumo. Esto es posible con la tarifa con discriminación horaria, ya que según el momento del día en el que se realice el consumo, la luz es más o menos cara.

Con esta tarifa el día se divide en dos períodos: Período Punta (P1) con un precio más elevado y Período Valle (P2) con un precio mucho más económico.Los horarios de estos períodos varían según la época del año en la que nos encontremos, siendo:

 •   Período Punta: Desde las 12:00 hasta las 22:00 en invierno y desde la 13:00 hasta las 23:00 en verano. Siendo este periodo el más caro, ya que abarca el intervalo de tiempo en el que se realiza mayor consumo eléctrico. Es aproximadamente un 17% más caro sobre la tarifa base.
 •   Período Valle: Desde las 22:00 hasta las 12:00 en invierno y desde la 23:00 hasta las 13:00 en verano. El precio en este periodo supone un ahorro aproximado del 53% sobre la tarifa base.

Ahorra con las tarifas nocturnas de Gesternova

 

* Los cambios de horario de invierno a verano y viceversa, coinciden con el cambio oficial de hora.

Esta tarifa está destinada para consumidores con menos de 15kW de potencia contratada y por tanto pueden acogerse a ella las tarifas 2.0  (menos de 10 kW) y las 2.1 (de 10 a 15kW como máximo). La discriminación horaria puede suponer para las familias un ahorro importante, pero debemos tener cuidado, ya que  también puede suponer un incremento significativo en su factura si no se usa correctamente. Por ello, antes de contratarla debéis aseguraros que podréis realizar como mínimo un 30% del consumo eléctrico en el período valle.

 La discriminación horaria puede suponer para las familias un ahorro importante, pero debemos tener cuidado, ya que  también puede suponer un incremento significativo en su factura si no se usa correctamente

 

Para aprovechar al máximo la discriminación horaria, os aconsejamos utilizar los principales electrodomésticos a primera hora de la mañana o por la noche. Si por el horario no fuese posible, recordemos que muchos de ellos ya incorporan la posibilidad de programarse.

Debemos ser cuidadosos con los horarios y procurar no encender demasiados electrodomésticos en las horas centrales del día. Esta tarifa no será conveniente para hogares en los que varios miembros permanecen en casa en las horas centrales del día, ya que es inevitable que se haga uso de algún aparato eléctrico, y consigamos el efecto contrario al que buscamos.

¿Cómo contratar la discriminación horaria?

Tan sólo debéis contactar con vuestra comercializadora para solicitarles el cambio.  Os informarán de si debéis cambiar la potencia contratada a una de las normalizadas actualmente y, solicitarán a la Distribuidora que pasen a sustituir el contador por uno nuevo digital, o en su caso, adaptarlo para leer en dos períodos, sin necesidad, en ningún caso, de interrumpir el suministro eléctrico. El cambio se hará efectivo en torno a los 15 días y únicamente la Distribuidora trasladará un gasto de 10,94 € por las adaptaciones necesarias realizadas en el contador. Hay que tener en cuenta que en caso de tener que normalizar la potencia, según estableció el Ministerio de Industria en el 2006, es posible que  se incurra en un coste de Derechos de Acometida (cuota de extensión y cuota de acceso), que variará en función de la potencia actual y la nueva potencia normalizada a contratar.

Antes de solicitar el cambio a la discriminación horaria, debemos estar seguros de que podremos adecuar nuestro mayor consumo durante el periodo reducido:  las Distribuidoras sólo están obligadas a un cambio cada doce meses

Antes de solicitar el cambio a la discriminación horaria, debemos estar seguros de que podremos adecuar nuestro mayor consumo durante el periodo reducido, ya que según el RD 1164/2011 las Distribuidoras sólo están obligadas a un cambio cada doce meses, por lo que podrían rechazar una segunda solicitud.

Como veis, con una simple llamada a su comercializadora y adecuando nuestros hábitos de consumo a las horas valle, podemos llegar a notar un ahorro del 10%  en nuestra factura de la luz. Sencillo, ¿verdad? Si cumplís con los requisitos, ¡no esperéis más!