Fue no hace mucho en un acto del sector renovable. Se habían sucedido las intervenciones –a cada cual más vehemente, y con razón- denunciando la ofensiva de las compañías eléctricas que había secundado el Gobierno con toda una batería de normas contra las renovables. De repente un orador preguntó a la sala: ¿y cuántos de  vosotros le seguís comprando los kilovatios hora en vuestra casa o en vuestras empresas a esas compañías que han ido a por vuestro negocio? Ni media docena de manos se levantaron entre el largo centenar de asistentes.

Si le hiciéramos la pregunta a los cientos de miles o millones de ciudadanos que no comprenden el gigantesco paso atrás que han dado este y el anterior Gobierno en el cambio de modelo energético, que no están de acuerdo con el castigo a las renovables, que no entienden la “prohibición” del autoconsumo, que están indignados con los 6.000 millones de beneficios anuales de las eléctricas mientras pagan la electricidad más cara de Europa; insisto, si a todos ellos les hiciéramos la misma pregunta la proporción de respuestas positivas sería la misma.

Cuando hablamos de “consumidores cautivos” no es ninguna licencia literaria es una lamentablemente realidad que no tiene más explicación que la ignorancia o el conformismo pero que en ningún caso tiene justificación cuando se tiene conocimiento de las opciones que tenemos a nuestro alcance y, sobre todo, cuando no hemos perdido la capacidad de indignarnos y rebelarnos.

Están creciendo las comercializadoras independientes, incluidas las que venden exclusivamente kilovatios verdes (como es el caso de la que patrocina este blog) pero sigue siendo una cuota de mercado que no se corresponde con el estado de ánimo de la opinión pública respecto al sector eléctrico.

Los que seguimos en las redes sociales la actualidad del sector somos testigos del fenómeno que suponen las cooperativas de electricidad verde como Som Energía, Goiener o Zencer con un crecimiento espectacular que, sin embargo, no nos engañemos, es todavía insignificante frente a los millones de clientes que siguen “prisioneros” de esas grandes compañías que forman el oligopolio del sistema eléctrico español. También están creciendo las comercializadoras independientes, incluidas las que venden exclusivamente kilovatios verdes (como es el caso de la que patrocina este blog) pero sigue siendo una cuota de mercado que no se corresponde con el estado de ánimo de la opinión pública respecto al sector eléctrico.

¿Estás indignado? ¿Tienes el convencimiento de que te están tomando el pelo? Entonces ¿qué haces todavía comprándoles la luz a ellos? ¡Cambia! Es muy sencillo, e incluso es más barato. Sí. ¡Sé coherente!