Llega el momento de describir las tarifas de acceso de Alta Tensión (AT) así como sus particularidades existentes en la actualidad. Según el nivel de tensión de la red de transporte o distribución a la que esté conectado el suministro hay varias tarifas de acceso de Alta Tensión: 3.1 A, 6.1A, 6.1B, 6.2, 6.3, 6.4 y 6.5 pero hoy nos centraremos en la  3.1 A. La tarifa 3.1 A engloba aquellos suministros cuya potencia contratada es igual o inferior a 450 kW en todos los periodos y el nivel de tensión de la red de AT a la que está conectado el suministro es inferior a 36 kV.

La Alta Tensión se utiliza para el transporte de electricidad entre largas distancias, desde las centrales de generación hasta los núcleos urbanos, reduciendo las pérdidas de energía, y también para la distribución una vez nos acercamos a los principales puntos de consumo y en zonas rurales.

Bajo el término de Alta Tensión se engloba cualquier nivel de voltaje superior a 1.000 V (ó 1 kV). En las redes de distribución usualmente se utilizan valores de 20-30 kV y en las redes de transporte sobre 132-220 kV o incluso superiores.

Por tanto, en determinados emplazamientos, la única red disponible a la que podemos conectar nuestro suministro de electricidad es una red de transporte o distribución, es decir, de Alta Tensión, como sucede por ejemplo en ciertos polígonos industriales, aldeas, fábricas, regadíos, etc. e, incluso, si se demanda una gran cantidad de electricidad, este nivel de tensión será la única opción posible, debiendo de contar, luego, con un centro de transformación propio que reduce el voltaje para determinados usos, como iluminación y tomas generales.

En determinados emplazamientos, la única red disponible a la que podemos conectar nuestro suministro de electricidad es una red de transporte o distribución, es decir, de Alta Tensión, como sucede por ejemplo en ciertos polígonos industriales, aldeas, fábricas, regadíos, etc.

Como siempre recordamos en este blog las tarifas de acceso se componen de un término de potencia contratada y de un término de energía activa o consumo. La 3.1 A tiene tres periodos en el término de energía y, tambiénen el de potencia, lo que permite seleccionar el valor a contratar en cada periodo, según nuestra demanda de energía, respetando siempre, y por imperativo legal, que la potencia contratada del último periodo (P3) sea mayor o igual que la del periodo P2 y ésta, a su vez, mayor o igual que la del periodo P1, habiendo de estar todos por debajo de 450 kW. El horario de los periodos, en potencia y energía, es el que sigue:

Periodos tarifa electricidad 3.1A en el sistema peninsular

Distribución de periodos aplicable al sistema peninsular

La estación de verano a efectos del calendario eléctrico es el plazo comprendido entre el cambio de hora del último domingo de marzo y el cambio de hora del último domingo de octubre, siendo la de invierno la contraria. A su vez, los días festivos son los de ámbito nacional definidos como tales en el calendario oficial del año correspondiente, excluidos tanto los festivos sustituibles como los que no tienen fecha fija, y que se pueden ver en la web pública del Operador del Mercado (OMIE).

El ciclo de lectura de las tarifas de acceso 3.1 A es mensual y la potencia contratada se mide con los conocidos como maxímetros, por lo que la potencia a facturar depende de esta medición, siempre con un mínimo que aunque se no se alcance no reducirá la potencia a facturar y un máximo a partir del cual, si lo excedemos, tendremos una penalización bastante elevada en la facturación de la potencia.

En aquellos casos donde la totalidad del suministro se celebre en Baja Tensión (BT), pese a tener contratada una tarifa de acceso 3.1 A, y el equipo de medida se instale en el lado de BT del centro de transformación comentado, propiedad del cliente, se deberán abonar unas pérdidas variables en la facturación de nuestro comercializador, pactadas con la compañía distribuidora y que suelen ser del 4% de la lectura, tanto en potencia como en energía, más unas pérdidas fijas en energía según las características técnicas del transformador.

La importancia de la potencia contratada

Al igual que en las tarifas de acceso de Baja Tensión 3.0 A, la potencia a facturar dependerá de la medición de la misma, pudiendo provocar costosos excesos en caso de que la potencia contratada no sea la adecuada, y también se podrán incurrir en penalizaciones por consumo de reactiva, provocando que sea verdaderamente importante tener correctamente optimizados los valores de potencia contratada en cada periodo y el asesoramiento para reducir la energía reactiva.

Al igual que en las tarifas de acceso de Baja Tensión 3.0 A, la potencia a facturar dependerá de la medición de la misma, pudiendo provocar costosos excesos en caso de que la potencia contratada no sea la adecuada

Si eres cliente de una 3.1A y quieres recibir una oferta de personalizada de Gesternova haz clic aquí. Además, en futuros artículos analizaremos el resto de tarifas de Alta Tensión antes mencionadas, de 6 periodos, y como siempre podéis dejar vuestras dudas en los comentarios de este artículo.