Como empresa con una dilatada experiencia en la fabricación de cerramientos de edificios sabemos que la confortabilidad de nuestro hogar o lugar de trabajo depende de muchos factores pero, sin duda, uno de ellos es la eficiencia energética que nos puedan proporcionar las ventanas. Precisamente, ese es el leit motiv de Ventacan, crear cerramientos que disminuyan el uso de energía de los edificios y aporten mayor calidad de vida a las personas que los ocupan.

Nuestro compromiso debía abarcar todas las fases del proceso de producción, comenzando por la electricidad que alimenta nuestra fábrica. El uso de solo kilovatios verdes se hacía imprescindible pero desconocíamos qué empresas podían proporcionarnos energía verde. Nuestro proceso de selección comenzó con listado que nos facilitó Greenpeace de empresas eléctricas con al menos dos años de experiencia y que comercializaran energía de origen 100% renovable. Aunque todas cumplían estas cualidades escogimos a la patrocinadora de este blog con la que, a día de hoy, seguimos satisfechos y esperamos seguir estándolo durante muchos años más.

Ser conscientes de que estamos apoyando a los productores de energías renovables nos enorgullece

Aunque de todos ya es sabido que la electricidad que llega a nuestros enchufes es una mezcla de energía verde y otras energías de diferente origen (nuclear, ciclo combinado, etc) ser conscientes de que estamos apoyando a los productores de energías renovables nos enorgullece.

 

Nuestros materiales: reciclados y reciclables

Centrándonos en los materiales que usamos tanto el aluminio, el pvc como la madera que utilizamos en la fabricación de los perfiles proviene de empresas comprometidas con el medio ambiente que han implementado procesos que minimizan al máximo la emisión de gases contaminantes y de residuos tóxicos. Además los lacados para dar color y textura a los perfiles no utilizan plomo ni ningún tipo de metal pesado.

Todos los materiales son reciclables al 100% y además, en el caso del aluminio, sin pérdida de sus cualidades. Y más del 75% del aluminio producido desde hace más de 100 años está todavía en uso. Una tonelada de aluminio reciclado es capaz de proporcionar un ahorro de alrededor de 4 toneladas de bauxita, y un 95% de la energía necesaria para producir aluminio como materia prima.

También hemos iniciado los trámites para que la madera natural para las ventanas mixtas aluminio-madera, tenga el certificado de la huella de carbono.

 

Eco-eficiencia

En Ventacan llevamos más de 30 años en el sector de los cerramientos y hemos visto como dicho sector ha ido evolucionando hacia productos más eficientes que proporcionen un mayor ahorro energético.

Actualmente la arquitectura tiene como objetivo conseguir edificios saludables, que aprovechen al máximo los recursos naturales, consumiendo la menor cantidad de energía, hasta el punto de ser prácticamente autosuficientes

Actualmente la arquitectura tiene como objetivo conseguir edificios saludables, que aprovechen al máximo los recursos naturales, consumiendo la menor cantidad de energía, hasta el punto de ser prácticamente autosuficientes. En esta línea se encuentra el proyecto de la Universidad Politécnica de Valencia, E3, de construcción eco eficiente, en el que Ventacan ha participado aportando todos los cerramientos. Es uno de los proyectos más ambiciosos entre empresas y la Universidad por su impacto en el diseño de futuras viviendas que ahorren energía desde, la selección de materiales, su construcción, hasta su uso y reciclado.

Además, desde 2012 nuestra empresa es miembro del Spain Green Building Council-Consejo Construcción Verde España. Se trata de una organización sin ánimo de lucro que aúna a representantes de todos los agentes del sector de la edificación con el objetivo de conseguir un medio construido más saludable y medioambientalmente responsable.

Sede Ventacan alimentada por energía 100% renovable

A las puertas de un Parque Natural

Nuestra sede se encuentra en Bocairent, una población del interior de Valencia, y tenemos la suerte de ver todos los días un bello paisaje, la Sierra de Mariola, declarado parque natural. La preservación de este entorno, rico en plantas aromáticas, nos refuerza día a día en nuestro compromiso con la energía verde y, en general, con todo aquello que sirva para conservar y proteger el medio ambiente.