No podemos negar que el futuro nos preocupa y este futuro está ligado inexorablemente al de nuestro Planeta (no hay planeta B, no hay plan B). Su estado definirá -nada menos que- el bienestar de las generaciones venideras, así como la pervivencia de especies y ecosistemas que no somos quienes para alterar. Tras la Cumbre de París ha quedado en evidencia que ya no hay tiempo para excusas: debemos tomar medidas urgentes y actuar. Uno de los compromisos de EKOenergy es “movilizar la energía positiva de miles de personas, entidades y empresas que comparten nuestra ambición”. El mensaje, en definitiva, es que tenemos que ponernos manos a la obra tanto empresas como ciudadanos.

Por suerte, tenemos ya en primera línea a una fuerza fresca pero altamente reivindicativa que presiona al cambio: nuestros jóvenes, concienciados, hacen méritos para formar parte activa de esta ‘revolución verde’.

Y es que las nuevas generaciones no se conforman. Unos jóvenes altamente cualificados preocupados por el qué pasará mañana si… que son de sobra conscientes de que hay que trabajar para lograr el cambio. Buscar nuevas y prontas soluciones, establecer nuevas políticas energéticas si queremos resultados distintos, terminar de forjar una conciencia medioambiental global… Una juventud que no delega y, manos a la obra, participa activamente en esta transición hacia un futuro (y presente) más sostenible, exigiendo a políticos y empresas acciones concretas, sin demora.

 Una juventud que no delega y, manos a la obra, participa activamente en esta transición hacia un futuro más sostenible, exigiendo a políticos y empresas acciones concretas, sin demora

Las empresas también responden

Las empresas son parte y motor indispensable de nuestra economía, y por ende de nuestra sociedad. Y es precisamente por ello que para cualquier nuevo proyecto, de ámbito nacional o global que se tercie, hemos de hacerlas partícipes. Afortunadamente, poco a poco cada vez más se van sumando al carro de la Responsabilidad Social Corporativa (RSC): unas siglas que suponen la implicación de la compañía en asuntos sociales o medioambientales, con la puesta en marcha de estrategias y acciones en el ámbito social y ecológico. Se abre, por tanto, un nuevo foco de acción para empresas de todo tipo, que les otorga al mismo tiempo un gran valor añadido: los consumidores valoran -y mucho- a aquellas que se muestran activamente responsables con nuestro bien común más preciado, nuestro Planeta.

EKOenergía, un buen comienzo

La RSC abarca muchos ámbitos, pero especialmente el medioambiental. Para contribuir al cambio desde nuestra empresa, basta con pensar en pequeñas acciones que puedan tener grandes repercusiones. Si partimos de la base de toda actividad empresarial nos topamos con la energía eléctrica, común denominador de prácticamente todas ellas. Con el simple gesto de contratar energía 100% renovable, estaremos contribuyendo a cuidar y mejorar el medioambiente. Como bonus, transmitiremos a nuestros clientes una imagen de empresa responsable y sostenible.  Además, si la compañía solicita la ecoetiqueta EKOenergy estará contribuyendo directamente a la financiación de nuevos proyectos de renovables en todo el mundo (gracias al Fondo Climático de EKOenergía). Como punto de partida, no está nada mal.

Todo suma: 20 años de Voluntariado Europeo

Por su parte los jóvenes también toman partido en todo tipo de acciones medioambientales en esta ‘Cruzada’ con destino a un Planeta más limpio y sostenible. Entre ellas, y tocándonos de cerca, el Servicio de Voluntariado Europeo (EVS) que celebra este año su vigésimo aniversario. Un programa de voluntariado en el que se implican todos los países de la Unión, y que ofrece a los jóvenes europeos la oportunidad de participar en proyectos sociales y medioambientales diversos, como el de EKOenergía, en pro de las renovables. Desde su sede en Helsinki, los más de veinte voluntarios que ya han pasado por allí dan lo mejor de sí para contribuir a una mejora medioambiental a nivel internacional. Y es que aunando fuerzas, todo es posible.

Gesternova, patrocinadora de este blog, ofrece la posibilidad a sus clientes de obtener la etiqueta EKOenergía (de la que es pionera en el mercado español). Más información aquí