Cuando hace algo más de un año, por septiembre del 2016, el regulador nuclear francés obligó a EDF a retrasar el arranque de varios reactores para revisar la concentración de carbono en varios componentes, todos lo asumimos como un cisne negro, algo que no volvería a ocurrir, pero, como Bill Murray en el Día de la Marmota, parece que estamos condenados a repetir la misma escena hasta que salga bien. Al menos nuestros vecinos franceses han tomado nota de lo ocurrido el año pasado y a pesar de la sequía que también sufren y un mayor precio del carbón y el gas natural han logrado bajar los precios del spot (precio pactado para transacciones inmediatas) considerablemente.

En España en cambio los precios han subido respecto al año pasado, los motivos son los siguientes:

  • El año ha sido muy seco en toda Europa y en la península ibérica en particular provocando una caída de la producción hidráulica.
  • Este año hemos tenido más mantenimientos de planta nucleares, sufriendo además una prolongación del mantenimiento de la central de Cofrentes hasta mediados de Diciembre.
  • El consumo de gas ha aumentado tanto en España como en nuestros principales competidores, los mercados asiáticos, lo que está encareciendo su precio respecto al año pasado.
  • La baja disponibilidad del parque nuclear francés y la sequía que están sufriendo han limitado las importaciones.

Embalses vacíos

Octubre y noviembre no son meses que se caractericen por tener mucha oscilación en su producción hidráulica, suelen rondar los 50 GWh/día con ligeros incrementos hasta los 60 GWh/día cuando los embalses están en buenos niveles. Este año la producción apenas ronda los 25 GWh, hemos perdido el equivalente a una nuclear y lo que es pero capacidad para regular las puntas de demanda.

Elaboración propia

Mal momento para mantenimientos

La producción de nuestro parque nuclear ha disminuido en 15 GWh durante los meses de octubre y noviembre. La culpa la ha tenido Cofrentes que ha retrasado mes y medio su arranque por problemas en una válvula del sistema de alimentación del agua.

El consumo de gas se dispara

Aunque lo que en mi opinión ha tenido más peso en la subida de precios es el encarecimiento en las provisiones de gas. Las propias dinámicas macroeconómicas han tenido parte de la culpa, el aumento del precio del petróleo y  de la demanda en Asia no han podido compensar la mayor oferta de gas que ha puesto en el mercado Estados Unidos que exportó este verano su primer barco LNG a España. Además, la demanda de gas en el sistema ibérico ha superado las previsiones de Enagás. A comienzos de año Enagás estimaba un consumo en octubre y noviembre de 24,7 TWh y 29,5 TWh respectivamente, y esta estimación se aumentó antes del comienzo de cada mes a 27,1 TWh y 33 TWh. Aun así  y a pesar de que no hemos tenido un otoño especialmente frío los consumos de gas han aumentado a 29,2 TWh y 36,5 TWh.

Previsión de Enagás de demanda anual de gas para el 2017. Fuente: Enagas 

Es difícil saber si los proveedores de gas han tenido en cuenta estas previsiones para hacer sus aprovisionamientos, aunque viendo los precios de MIBGAS (Mercado Organizado de Gas español) podemos imaginar que sí. En el gráfico inferior se aprecia el diferencial entre el precio de MIBGAS para el día siguiente y el  precio del gas en Holanda (se considera el gas holandés o TTF como  la referencia de precio para los países del norte de Europa). Se puede apreciar como desde Octubre estamos pagando una prima de 5 €/MWh  respecto a nuestros vecinos del norte, teniendo en cuenta que los ciclos combinados son la tecnología marginal en España, esto supone un coste extra de 10 euros del spot en España.

Diferencia entre el precio diario de MIBGAS y el TTF

Y, por último, Francia ha tenido que reducir sus exportaciones de energía a España debido a la prolongación de varios mantenimientos en sus nucleares para cumplir con las exigencias del regulador nuclear Francés.

Previsión para diciembre

Para diciembre la situación no parece mejorar, octubre marcó una media en OMIE de 56,78 €/MWh, media que subió en noviembre hasta los 59,19 €/MWh. Para diciembre los mercados de futuros han cerrado el último día de cotización marcando una previsión de 63 €/MWh.

Aunque es difícil hacer predicciones creo que no es temerario afirmar que la situación es preocupante y recuerda mucho a la que teníamos a finales de diciembre del año pasado, un mercado que solo necesitaba una chispa para estallar (y de hecho estalló).

El siguiente gráfico sacado de embalses.net es un buen indicativo de lo poco que podemos esperar de la generación hidráulica. Para la primera quincena de diciembre parece poco probable que veamos lluvias significativas, con lo que casi podemos afirmar que la producción hidráulica seguirá en mínimos históricos durante diciembre.

Fuente: embalses.net

Aunque lo más preocupante viene por el lado del mercado de gas, donde no solo el consumo en España está superando ampliamente lo previsto, sino que, además, el mercado spot de LNG donde habitualmente contratan las eléctricas las necesidades de última hora esta en máximos de cuatro años y seguramente sea difícil encontrar barcos en caso de ola de frío intensa. En el gráfico de abajo se aprecia cómo hemos alcanzado los precios de finales de diciembre del año pasado, aunque en noviembre cuando apenas acaba de empezar el frio.

Evolución del índice MIBGAS

En Francia poco a poco van arrancando las centrales nucleares y la disponibilidad por tanto aumentando, aunque sigue por debajo de lo normal. En España, Ascó arrancó este fin de semana y está prácticamente a plena carga, mientras que Cofrentes ha adelantado su arranque a este jueves día 7 con lo que el parque nuclear estará a plena carga durante los meses de invierno.

Lo previsible es que los precios altos se prolonguen durante diciembre y que tengamos que esperar al menos a enero para ver una corrección de esta subida

Como conclusión lo previsible es que los precios altos se prolonguen durante diciembre y que tengamos que esperar al menos a enero para ver una corrección de esta subida. Y lo peor, el invierno que viene seguiremos en las mismas, el Día de la Marmota con los precios de la luz en invierno. Ojalá me equivoque, porque los consumidores, especialmente los más vulnerables, sufren las consecuencias.